Se espera que en esta audiencia declaren varias personas civiles que tuvieron alguna relación laboral en los diferentes negocios que administraba Fariñas. La primera persona que está declarando es una joven que trabajó durante dos años como maquillista y peinadora en el Club Elite de carretera a Masaya.

La joven está declarando en condición de testigo y con el rostro cubierto. Ha afirmado que tuvo conocimientos que Fariñas era uno de los socios del lugar y que el propietario de la tienda de Motos Harley Davidson llegaba frecuentemente al lugar con otras personas que se identificaban como “Harleros”.

Aseguró que cada vez que se organizaban las fiestas anuales de Harleros, era muy común que muchos motociclistas llegaran al Club Elite a pasar varias horas con las muchachas o bailarinas del local.

La testigo manifestó que los pagos a todos los trabajadores era quincenal, pero recurrentemente eran atrasados por una o dos semanas.

El abogado defensor de Henry Fariñas objetó la presencia de esta testigo, aduciendo que estaba haciendo referencias a situaciones que no corresponde a la causa o delitos por los cuales está siendo acusado su cliente.