En ocasión de la conmemoración del 38 Aniversario de la Insurrección de Monimbó, la Embajada de la República de Nicaragua en Alemania, depositó una ofrenda floral en la Plaza Monimbó, ubicada en el distrito berlinés de Lichtenberg. Se unieron a rendir honor a nuestros héroes de la insurrección la Alcaldesa de Lichtenberg Birgit Monteiro, la diputada parlamentaria Gesine Lötzsch (Partido La Izquierda), miembros del grupo de solidaridad “Iniciativa para la Conservación del Mural Monimbó 1978”, alumnos de las escuela primaria “Schule am Wilhelmsberg” y ciudadanos nicaragüenses.

El Mural “Monimbó 1978” - actualmente en restauración - se erige al costado de la plaza como bello testimonio de la epopeya heroica del pueblo monimboseño. En 1985 fue pintado magistralmente en un área de 255 m² por el artista nicaragüense originario de Monimbó, Manuel García Moya en colaboración con los pintores alemanes Trakia Wendisch y Martin Hoffman como símbolo de la amistad entre Nicaragua y Alemania, pero también como un monumento a la paz, tal a como lo afirmó el maestro Manuel García en 1985: "Pinto todas las experiencias de mi vida. Monimbó, el barrio indígena de Masaya, es mi casa. Allí, la Guardia Nacional de Somoza sofocó violentamente una sublevación. Quiero mostrar la muerte y la resistencia, pero también la belleza de la naturaleza y de la cultura antigua. … El mural no pretende afligir. Quien lo contemple tendría que sentir también algo de la posible belleza de la vida pacífica por la que luchamos."

El acto solemne inició con las notas gloriosas del Himno Nacional de Nicaragua. Los saludos iniciales estuvieron a cargo del Vicepresidente de la Iniciativa para la Conservación del Mural Hans-Joachim Schemel. Seguidamente, en su intervención la Embajadora Karla Beteta destacó que la Insurrección de Monimbó es y seguirá siendo una lucha verdadera, porque ha sido una gesta fundada en el amor, como expresión firme de un pueblo inclaudicable, que ama a Nicaragua, que ama la paz, la libertad y la justicia social, que ama su independencia y autodeterminación, que ama el derecho de todos (a) y cada uno de los (a) nicaragüenses a ser protagonistas de sus victorias. Luego tomó la palabra la Alcaldesa Birgit Monteiro, quien resaltó que este acontecimiento histórico nos invita a reflexionar sobre el compromiso, la dedicación y el esfuerzo que cada uno debe hacer para seguir construyendo un mundo mejor. La ceremonia continuó con la colocación emotiva de ofrendas florales al pie del obelisco de la plaza ambientado con la música de la Danza Negra, pieza instrumental folclórica de Masaya.

La celebración se trasladó al Salón 15 de septiembre de la Misión Diplomática, donde se proyectó el documental “Otros nos seguirán”, filmado por la Cra. Agregada Cultural Giovanina Sequeira. Se trata de una serie de entrevistas sobre acciones solidarias y esfuerzos que están llevando a cabo los ciudadanos miembros de la Iniciativa para restaurar el mural, declarado como monumento de la ciudad de Berlín.

Finalmente, se entonaron cantos alusivos a la Insurrección de Monimbó.