Tras perder en las primarias demócratas en Carolina del Sur frente a su contrincante, la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, el senador Bernie Sanders afirmó que continuará luchando por obtener la candidatura a la presidencia de los Estados Unidos.

"Déjenme aclarar una cosa. Esta campaña acaba de empezar", señaló Sanders.

El senador por Vermont recordó que su campaña obtuvo una significativa victoria en New Hampshire, a la vez que reconoció la victoria de Clinton en Carolina del Sur.

No obstante, también recordó que este 1 de marzo se llevará a cabo el llamado “súper martes”, cuando se juegan hasta diez veces más delegados que los electos en los últimos cuatro estados donde se han efectuado las primarias.

"Nuestra revolución política está creciendo estado a estado y no vamos a parar ahora", añadió el precandidato demócrata.

En el rally electoral conocido como “súper martes” votan 11 estados para las primarias demócratas y 12 para las republicanas. Del lado demócrata se disputarán 1.004 delegados de los 4.763 que habrá en la convención de ese partido.