Este viernes, la lucha epidemiológica se movió hacia las zonas rurales de Managua, donde los brigadistas del Ministerio de Salud, los Gabinetes de la Familia, del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) y de diversas instituciones del estado, anduvieron casa a casa llamando a la población a tener mayor incidencia en la lucha contra el mosquito aedes aegypti, transmisor del dengue, el zika y el chikungunya.

En el Distrito I de Managua, uno de los lugares prioritarios fue la comarca Jocote Dulce, donde recientemente fue detectado un caso de dengue.

Ante ello, el Gobierno aprovechó esta jornada para abatizar, eliminar criaderos, detectar casos febriles y orientar sobre la forma correcta de combatir las enfermedades.

El caso de dengue es el de la hija de doña Petrona Ojeda. Ella afirmó que gracias a Dios en el Hospital La Mascota recibió la debida atención y que ahora se encuentra en recuperación.

Por esta razón, al ver llegar a los brigadistas, se mostró contenta al saber que sus vecinos van a empoderarse de la necesidad de eliminar criaderos y por tanto de la importancia de combatir la enfermedad.

“A veces uno no sabe hasta dónde puede llegar una enfermedad. Hasta que ya pasan las cosas, a uno le dicen y ya uno empieza a mirar las cosas y a tomar medidas para que no haya otro caso”, refirió Ojeda.

Al respecto, señaló que le han recomendado estar pendiente de si algún miembro de la familia tiene fiebre y llevarlo a la unidad más cercana.

Aunque subrayó que lo más importante es la prevención, es decir, evitar criaderos y mantener limpio el hogar.

El doctor Guillermo González, codirector del Sinapred, explicó que en la zona de Jocote Dulce las familias suelen almacenar agua, debido a que por la altura el agua no llega con regularidad. Por esta razón, afirmó, es necesario que ellas pongan todo de su parte para evitar que estos depósitos se conviertan en potenciales lugares en que el mosquito deposite sus huevos.

“Nos interesa que la familia comprenda y entienda ese proceso de cambio que va sufriendo el mosquito hasta que comienza a volar, para que ellos vean que ahí está el enemigo”, señaló.

“La gente está recibiendo a los brigadistas, le está abriendo las puertas, le está escuchando los mensajes, están diciendo que esto es muy bueno que se les ande explicando casa a casa”, señaló González.

Es importante recordar que la Compañera Rosario Murillo ha llamado a no descansar, es decir, a no limitar la lucha contra el mosquito a jornadas como esta sino a que sea permanente en cada hogar y comunidad.