Cientos de niños y niñas de diferentes colegios de Masaya realizaron ofrendas florales en la casa-museo de Los Sabogales, donde hace 38 años cayó heroicamente el Comandante Camilo Ortega Saavedra.

Esta flor para Camilo es, de acuerdo a los estudiantes, símbolo de su compromiso con seguir haciendo realidad los sueños del Apóstol de la Unidad Sandinista y de los demás héroes de la Insurrección de Monimbó.

Los muchachos recordaron que la educación y el derecho a la recreación que hoy disfrutan es un legado del sacrificio que hicieron los héroes de la patria.

“Sin ellos no hubieran existido las escuelas”, afirmó Asunción Ñurinda Escobar, de 12 años, estudiante de sexto grado.

Odalis Sánchez llegó también con entusiasmo junto sus compañeritos a esta histórica casa. Tras depositar respetuosamente su ramo de flores dijo que a ellos sus maestros les han enseñado a honrar a los héroes, sobre todo a aquellos de su comunidad.

“Camilo es un héroe. Para mí es una gran persona. Entrar aquí fue una bonita experiencia”, aseguró Sánchez.

Gladys Granados Calero, maestra del colegio Esmeralda Gutiérrez, expresó que todos los años la comunidad educativa rinde este homenaje, ya que hay una conciencia de que la Insurrección de Monimbó fue una gesta que marcó la historia nicaragüense.

Granados expresó que la educación gratuita efectivamente es una herencia de esa lucha.

“Con nuestro presidente Daniel Ortega sabemos que la educación es gratuita. Muchos niños que no podían estudiar antes hoy sí tienen esa oportunidad de estar en las escuelas”, manifestó la maestra.

Cabe señalar que a la par de esta ofrenda floral, en cada colegio se han realizado diversas actividades en saludo a Camilo y a los 38 años de la insurrección de la comunidad indígena de Monimbó.

Según la delegada departamental del Ministerio de Educación, Soraya Amador, el sistema educativo tiene como un principio que la historia no sea olvidada por las nuevas generaciones, de tal forma que las efemérides son saludadas con jornadas de limpieza, actos culturales, caminatas y otro tipo de actividades.

“Esta es una orientación del Ministerio de Educación, que la historia no se borre, que desde los niños de educación inicial hasta la secundaria recuerden la historia”, expresó Amador.