Cada cuaresma los nicaragüenses podemos disfrutar de riquísimos platillos propios de la temporada de Semana Santa.

Los mercados populares desde hace décadas hacen derretir el paladar hasta de los más exigentes con un riquísimo pinol de iguana.

Este platillo es el más vendido en los comedores del Mercado Roberto Huembes. Si no me cree, pruebe esta delicia a base de cebolla, sal, ajo, huevos de iguana, carne de iguana y maíz molido con un toque especial en la cocina de Doña María Luisa Silva Pérez, del comedor Luisa.

El pinol de iguana, el platillo favorito en la cuaresma

“Gracias a Mi Señor tenemos bastante clientela, aquí todo vendemos. Lo que más busca la gente es el pinol de iguana, es lo más típico porque todos los años la gente lo busca, si no hay pinol de iguana no se mueven las otras cosas, hay distintas sopas, pero lo más esencial es ese rico pinol con aquellos huevitos”.

“Es una comida tan exquisita, tan deliciosa que la prueba cada año con los huevitos, la ensaladita y los pedacitos de garrobo desmenuzado, además son tradiciones de nuestros abuelos y eso nunca lo vamos a dejar perder”, enfatizó Luisa.

Ella hace más de 35 años cocina este platillo junto con la sopa de queso, sopa de mariscos y pescado a la Tipitapa.

El pinol de iguana, el platillo favorito en la cuaresma

El señor Rudy Narváez, tuvo la dicha de probar la famosa sopa de queso del Mercado Roberto Huembes.

“Está muy deliciosa, es una costumbre nicaragüense en la que se llega la temporada y uno quiere probar una sopita así de deliciosa”.

Samantha Espinoza, comentó “Siempre vengo aquí a comprarle pinol de iguana, en esta semana es la tercera vez que vengo y me gusta no solo por el sabor, sino también por lo aseado y el buen precio”.

El pinol de iguana, el platillo favorito en la cuaresma

Cándida González, del Comedor Lucy, manifestó “tengo mis clientas que me vienen a buscar, yo les ofrezco sopita de queso, pescado, sopa de pescado con punche y pinol de iguana, el secreto es que se le pone un poco de amorcito para que vuelva el cliente”.

Los precios varían, en algunos comedores el pinol de iguana cuesta 100 córdobas y en otros 80 córdobas.

La sopa de mariscos, pescado frito y sopa de queso cuestan 80 córdobas.