Con música, canto, danza, comparsas y bandas filarmónicas, familias de diversos barrios de Managua celebraron este fin de semana las reivindicaciones sociales alcanzadas por el Gobierno Sandinista a 82 años del tránsito a la inmortalidad del General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto C. Sandino y el Centenario de nuestro poeta universal, Rubén Darío.

Este domingo el barrio Monseñor Lezcano y la Colonia 21 de Mayo ofrecieron una completa revista cultural desde muy tempranas horas.
A las fiestas se hicieron presentes las familias completas, desde los más pequeños hasta los más adentrados en años, así como todos y cada uno de los miembros de la comunidad.

“Esta fiesta no es más que reafirmar esta convicción que tenemos los nicaragüenses, esa alegría de vivir en paz, de vivir en unidad, de vivir en hermandad. Esa libertad que hoy gozamos los nicaragüense, gracias a ese gran hombre, el General de Hombres y Mujeres Libres, gracias a todos los héroes y mártires también, porque por ellos estamos celebrando aquí las familias unidas”, comentó la joven Catalina Téllez.

Al mismo tiempo, el joven Lesmer Pérez manifestó que el legado de Sandino es la lucha interminable de combatir contra la pobreza y engrandecer a la patria.

“El legado del General Sandino para nosotros la juventud es esa lucha interminable, esa lucha constante en amor, en revolución, estando con el pueblo las 24 horas, destacó.

Doña Dionisia Zamora, recordó que el compromiso de lucha que se asumió ya por varias generaciones con Sandino hoy está más vivo todavía, y que con el corazón y mucho esfuerzo los seguidores de la causa luchan sin cansancio por el porvenir.

“En la actualidad nosotros los sandinistas cumplimos con cada uno de los legados del General de Hombres Libres”, comentó.