Al conmemorarse el 82 aniversario del tránsito a la inmortalidad del General Augusto C. Sandino, el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, aseguró que Sandino fue la voz de los pueblos del mundo luchando por la paz, la dignidad y la soberanía.

La conmemoración de tan importante fecha la realizó el Comandante Daniel junto a la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo, en el municipio de Niquinohomo, departamento de Masaya.



El acto se realizó en la casa-museo del General, donde Daniel y Rosario, acompañados por el Jefe del Ejército, General Julio César Avilés; y la Directora de la Policía Nacional, Primera Comisionada Aminta Granera, depositaron una ofrenda floral.

Ahí también estuvieron presentes los descendientes del General Sandino, las autoridades locales y la juventud nicaragüense.



Al tomar la palabra, Daniel recordó que Niquinohomo es una tierra de guerreros, de hombres y mujeres que quieren paz, libertad y justicia.

“Esa es Nicaragua, ese es el mundo, ese es el planeta, esos son los pueblos. Sandino no fue más que la voz de los pueblos, de los pueblos del mundo desde Nicaragua luchando por la dignidad, por la paz, por la soberanía; luchando porque los trabajadores, los campesinos, libres de la intervención militar extranjera, pudiesen entonces trabajar en paz, expresó.



Dijo que después del tránsito a la inmortalidad de Sandino, muchos pueblos y juventudes han luchado por esos valores universales, aún cuando hay quienes quieren negar esos derechos a la vida, la paz y la justicia.

Durante su mensaje recordó la lucha anticolonial del cacique Diriangén, la batalla de San Jacinto, la gesta del General Zeledón, seguida posteriormente por Sandino, quien logró derrotar al imperialismo yanqui. Respecto a la lucha de Sandino, dio que esta fue una verdadera hazaña, pues representó “una batalla como pocas” al enfrentar al ejército más poderoso del mundo.

“Aquí estamos, aquí estamos visitando esta casa, este recinto sagrado que vos recorriste, Sandino, de niño, de muchacho, en este pueblo, tu pueblo, nuestro pueblo, y vos aquí presente, presente en todo el pueblo nicaragüense; son valores que están ahí, están integrados en nuestra bandera azul y blanco que nos cubre a todos, Diriangén, José Dolores Estrada, Andrés Castro, Zeledón, Sandino, Darío, nos envuelven a todos. Están ahí en el corazón de nuestra bandera, son Nicaragua y hemos logrado hacer posible lo imposible, pero aquí está, en esta obra están, y está todo ese sacrificio, todo ese vigor, toda esa gloria de nuestros héroes, de nuestros mártires”, indicó.

Somos un pueblo reconciliado

El Comandante manifestó que lo que parecía imposible en Nicaragua era que nos pudiésemos reconciliar todos los nicaragüenses, lo cual es un milagro porque la confrontación entre la familia nicaragüense tiene que ver con la rebeldía de nuestros pueblos, que no han aceptado ser esclavos de quienes lo han querido someter.

“Es hasta ahora en este nuevo ciclo histórico que arrancó en el mes de enero, el 10 de enero del año 2007, que se ha venido construyendo la unidad de los nicaragüenses partiendo del principio de la reconciliación”, explicó.

“Yo no me canso en reconocer el compromiso de Su Eminencia el Cardenal Miguel (Obando y Bravo) en toda esta lucha por la reconciliación, porque sin reconciliación no hay paz, sin reconciliación no hay seguridad, sin reconciliación no hay estabilidad, sin reconciliación tampoco se pueden asumir los retos en el orden económico y social. O sea la reconciliación ha sido determinante y seguimos, seguimos caminando bajo el influjo, bajo el fuego, el crisol de la reconciliación que nos permite acercarnos más, independientemente de nuestras diferencias”, añadió.

Daniel aseguró que eso permite hoy decirle a Sandino que Nicaragua ha logrado erradicar la confrontación y el odio y fortalecer la unidad de los nicaragüenses.

“Se ha logrado trabajar en armonía entre todas las fuerzas económicas y sociales de nuestro país, se ha empoderado nuestro pueblo, se han convertido en actores y autores de la historia que se está construyendo aquí en Nicaragua y que levanta el asombro de muchos hermanos de otras naciones, de otros pueblos que se admiran de encontrar a Nicaragua avanzando, prosperando en unidad, en reconciliación”, manifestó.

Retos por delante

El mandatario reconoció que en Nicaragua hay muchos retos por delante, al igual que en el resto del planeta. En este punto afirmó que la sequía es resultado del capitalismo salvaje, donde territorios inmensos que antes tenían bosques ahora son desiertos y donde lagos tan grandes o más grandes que los de Nicaragua se han evaporado y han desaparecido.

Dijo que esto es algo terrible que afecta no solo a la naturaleza, sino a los mismos pueblos.

Expresó que Nicaragua ha planteado en reuniones como la COP21 que los países que más se han enriquecido con la explotación de los recursos del planeta están obligados a indemnizar a las naciones que más han sufrido los daños de esa sobre explotación brutal, para de esta manera contar con los recursos que permitan rescatar el medioambiente.

Subrayó que ante el Cambio Climático, Centroamérica es de las regiones más vulnerables.

“Somos un hilito, somos de los países, somos de las regiones, que están más expuestas a sufrir y que ya estamos sufriendo y estamos más expuestos a sufrir los daños que están pronosticados, que el calentamiento global va a seguir provocando en primer lugar en estos países, por eso decimos que indemnicen, que pongan un fondo, que dejen de gastar en armamento atómico, que dejen de gastar en guerras, que coloquen esos fondos para la paz, para salvar al planeta”, manifestó.

Mientras eso sucede, Nicaragua avanza

Daniel indicó que mientras eso ocurre, en Nicaragua, con nuestras propias fuerzas, se ha logrado ir avanzando en el combate a la pobreza, en la atracción de inversiones, la generación de empleos, la cobertura escolar y universitaria, a pesar de las limitaciones del país.

Todo ello ha sido posible gracias a la unidad y el entendimiento entre todos, aseguró.

Para el Comandante, tanto el Ejército de Nicaragua como la Policía Nacional son garantes de la paz, y por tanto para avanzar en el desarrollo de todos estos programas y en la lucha contra el narcotráfico.

En este aspecto, subrayó que la paz hay que defenderla de manera continua.

Aprovechó la oportunidad para resaltar la importancia del protagonismo del pueblo y de la juventud, como por ejemplo en la lucha contra las epidemias.

Sandino murió por la paz

Al finalizar su mensaje, Daniel recordó que Sandino fue capturado y asesinado a traición, pero muriendo por la paz luego de derrotar a los yanquis. “Era la paz para la inserción del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional en la realidad económica y social de nuestro país. Eso era lo que él estaba tratando”, expresó, al subrayar que la mano del Imperio necesitaba de un traidor para asesinar a Sandino.

“Nuestro General de Hombres y Mujeres Libres, General Sandino murió por la paz. Murió en el año 1934. Murió físicamente, pero su fuerza quedó en todos nosotros, por eso decimos: fue el tránsito a la inmortalidad, porque ellos creían que lo enterraban, incluso lo hicieron desaparecer de tal manera que no quedase un lugar donde pudiese su familia ir a visitar la tumba”, enfatizó el Comandante Daniel.

“Pero no se daban cuenta que el General no moría, sino que renacía en el corazón de todo un pueblo”, señaló el mandatario nicaragüense.

La semilla de Sandino germina en Nicaragua

Minutos antes de las palabras del Comandante Daniel, el alcalde de Niquinohomo, compañero Marlon Muñoz, brindó la bienvenida y destacó que el legado del General Augusto C. Sandino, se ve materializado en cada programa que restituye el derecho a las familias.

“Queremos dar gracias a Dios porque nos ha dado a ese gobierno humanitario y solidario que ha venido reivindicando los derechos de las familias nicaragüenses y que hoy más que nunca ha venido haciendo realidad los sueños y los ideales de Sandino, con más y mejores obras de progreso y desarrollo en nuestras comarcas, en nuestros barrios y que hoy vemos reflejado en la sonrisa de los niños con la merienda escolar y con la educación gratuita”, mencionó Muñoz.

Aseguró que el legado de Sandino también se ve reflejado en la vida de los obreros y campesinos que tienen más y mejores oportunidades para producir y desarrollar el país.

Dijo que la noche del 21 de febrero de 1934, se escribió en la historia de Nicaragua, una de las cobardías más grandes cometidas contra el pueblo, cuando el futuro dictador Anastasio Somoza García dio la orden de emboscar y asesinar al General Sandino, más no su legado de patriotismo y dignidad.

“Esa cobardía que privaron de la vida a nuestro General Sandino… no se daban cuenta que estaban sembrando la semilla que hoy germinaría en cada una de esas obras de progreso y desarrollo que ha llevado el Frente Sandinista a las familias, no sabían que estaba germinando esa semilla en las Casas Maternas, en educación y salud gratuita, pero sobre todo que íbamos a seguir luchando”, puntualizó el alcalde Muñoz.