Los barrios de Managua se llenaron este sábado de música, piñatas, ventas de productos de primera necesidad, jornadas deportivas y otras actividades recreativas en conmemoración al 82 aniversario del tránsito a la inmortalidad del General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto C. Sandino.

Para los nicaragüenses recordar de esta manera la fecha en que el General Sandino fue asesinado a traición por Anastasio Somoza, cumpliendo órdenes del Gobierno de Estados Unidos, es algo importante ya que Sandino fue un hombre cuya lucha estaba enmarcada en la libertad, la independencia y la restitución de los derechos del pueblo.

En barrios como el Memorial Sandino, Distrito I de Managua, la comunidad, las familias, los jóvenes y las instituciones del Estado organizaron una alegre feria en el parque de la localidad.

“Están aquí las mujeres luchadoras del barrio, están vendiendo ropita usada, están vendiendo comida, están las instituciones como el Mined apoyándonos. Estamos alegres, estamos contentos”, expresó Elena López, Secretaria Política de este barrio.

A la actividad se sumaron muchachos del movimiento estudiantil de la UNAN-Managua, quienes quisieron compartir con las familias estos nuevos tiempos de paz y tranquilidad con los que tanto soñó Sandino.

“Nosotros como jóvenes universitarios, como Juventud Sandinista, como movimiento estudiantil nos sumamos a la celebración no solo de esta comunidad, sino a nivel nacional, del paso a la inmortalidad del General Sandino, conmemorando el legado que dejó a Nicaragua de ver un país unido”, expresó el joven Cristian Rivas.

Como parte de esta jornada de amor, unidad y esfuerzos conjuntos, los jóvenes también se movilizaron por las calles del barrio promoviendo la lucha contra las epidemias.

Durante la feria, el Mined expuso los nuevos libros de texto que están usando los niños y adolescentes este año, ello como un ejemplo de que hoy los sueños de Sandino de ver a la niñez en las escuelas, se está cumpliendo.

“A partir del 2007 la educación en Nicaragua ya no es excluyente, sino incluyente. Todo niño, toda niña en edad escolar, y todo padre y madre de familia que sienta el deseo de que su niño sea alguien en el futuro, pues están abiertas las puertas de las escuelas públicas”, subrayó el profesor Juan Alberto Hernández, director del colegio público Flor de Pino.

El General Sandino “estaría contento, feliz, porque su lucha consistía en eso, en la educación, la salud y la libertad para todos los nicaragüenses”, señaló Hernández.