La comunidad estudiantil de la Universidad Católica junto a su Eminencia el Cardenal Miguel Obando Bravo, participaron en el segundo Viacrucis de Cuaresma, mismo que se desarrolló en el campus del Alma Mater.

“La Cuaresma es un periodo que nos ayuda a la conversión, las personas deben ayunar y prepararnos para que Jesucristo reine en nuestros corazones, el Viacrucis nos recuerda la pasión, muerte y resurrección de Cristo, el cual nos ama y dio su sangre y su vida por nosotros” refirió Su Eminencia.

Muchos acuden al llamado de la iglesia, por ello fielmente acuden a la actividad religiosa que todos los viernes se realizan en la universidad. En esta oportunidad los fieles escuchan la palabra de Dios y piden por el perdón de sus pecados y la bendición de sus hogares.

“El Viacrucis es un momento en el que nos acercamos a Dios para la remisión de nuestras faltas, todos debemos de acercarnos al señor para que de esta manera recibamos el perdón que tanto necesitamos” refirió Yolanda Ibarra.

“Ser joven es un momento idóneo para dedicárselo a la obra del Señor, por eso durante toda la Cuaresma acudo al Viacrucis para estar más cerca de él y pedirle guía en mi andar, creo que todo el pueblo creyente debe someterse a la oración y el ayuno para que de esta manera veamos cómo Dios se manifiesta ante nosotros” finalizó Karla Montenegro.