Los chiquitines llegaron desde las dos de la tarde al Parque los Marañones, ubicado en la Colonia Centroamérica, donde los esperaban un contingente de payasos, malabaristas, pinta caritas, juegos y diversión popular, con el resguardo de cientos de jóvenes de la Promotoría Solidaria de Juventud Sandinista.

El transporte de los niños estuvo a cargo de los famosos buses pelones, que también hacen recorridos por los lugares históricos y turísticos de la capital.

Boanerge Mairena, uno de los pequeños que disfrutaba del show, comentó que la actividad es muy buena para que los niños se recreen y para que los jóvenes no caigan en malos pasos como la delincuencia.

Por su parte Miguel Molina, dio gracias a Dios y al Comandante Daniel Ortega, porque no se olvida de la niñez nicaragüense. Molina comentó que el vive en el barrio Riguero y llegó a la actividad acompañado de sus amigos de la cuadra y algunos familiares mayores.



Otros niños comentaron lo importante que es para ellos divertirse y compartir con más niños de su edad.  Verónica Rugama, una jovencita que bailaba al son de las canciones del Payaso Pinocho, dijo que esos espacios son buenos para que la juventud no se corrompa y en su lugar se divierta sanamente.

Tania Blandón, una de las cientos de madres de familia que acompañaban a sus hijos, agradeció al gobierno porque ha sido el único que valorizó los derechos de la niñez.

“Ningún gobierno nos ha ofrecido esas actividades gratuitamente  en nuestras comunidades”, remarcó Blandón, quien llegó con sus niños a bordo de un bus pelón.

Por su parte "Naranjita", una payasita que es experta en pintar alegres dibujos en los rostros de los niños y niñas, explicó que los festivales infantiles son la mejor manera para que muchos niños que no pueden ir a show de payasos en circos privados, se diviertan.

“Nosotros disfrutamos con los niños, es una satisfacción poder pintar a todos los niños y ver que están felices”, aseguró Naranjita.

Finalmente el Payaso Pinocho, comentó que el propósito del gobierno es llevar diversión y brindar un poco de esparcimiento a la población. “Venir acá es una forma de recrearse con los niños y niñas, más que todo se trata de unir a las familias”, afirmó.

Agregó que así se les da la oportunidad a muchos niños de escasos recursos de divertirse un rato y compartir con  los payasos, porque “nosotros somos del pueblo, salidos del pueblo y estamos con el pueblo”, aseguró  el payaso.