Luego de 24 horas de funcionamiento, la Línea 118 de Servicio de Emergencia de la Policía Nacional, está avanzando poco a poco hacia su estabilización, lo cual redundará en un mejor servicio a la ciudadanía.

La Línea cuenta con una planta telefónica de mayor capacidad, que genera información indispensable para evaluar el funcionamiento de este servicio policial y por tanto del desempeño de cada uno de los operadores.

El Comisionado Mayor Tomás Velázquez, Jefe del Departamento de Vigilancia y Patrullaje de Managua, subrayó que otra de las cosas importantes es que ahora queda un registró de cada una de las llamadas, lo cual facilita el control del mal uso que dan algunas personas a este tipo de líneas.

En este punto, aseguró que en los próximos días se empezará a llevar a juicio a todas aquellos ciudadanos que saturen las líneas, acusadas por el delito de “obstrucción de funciones”.

Velázquez indicó que llamadas de este tipo son un gran atraso para aquellas personas que realmente demandan los servicios policiales.

Expresó que previo a su relanzamiento, la Línea tenía un 80% de llamadas “hostigosas”, a diferencia de un día después cuando ese registró bajó a un 60%.

La mayoría de las atenciones se refieren a accidentes de tránsito, seguidas por las alteraciones al orden público, los robos con intimidación y los chapeos de vehículos.

El jefe policial destacó que algo prioritario son los “avisos” de la ciudadanía acerca de sospechas de delitos. Dijo que este tipo de llamadas “aparentemente no son de gran relevancia” aunque la Policía sí las toma en cuenta y realiza rastreos que en muchos casos han dejado personas detenidas.