El presidente de la Asamblea del Pueblo, Muhamad Yihad al-Laham, examinó con el jefe la comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Majlis (parlamento iraní), Alaeddin Boroujerdi, además, formas para fortalecer las relaciones bilaterales.

Al-Laham resaltó las profundas relaciones que unen a ambos países en todos los ámbitos, aludiendo a la posición de Irán en apoyo a Siria frente al complot que enfrenta, incluida la guerra mediática que lanzan al menos 270 canales satelitales que tergiversan la situación y llaman a la violencia.

Denunció el envío de mercenarios con el patrocinio exterior, encabezado por Arabia Saudita, Catar y Turquía con el fin destruir la infraestructura siria y atentar contra su pueblo.

En ese sentido ubicó el empeño de la monarquía saudita durante el sagrado mes de Ramadán para suspender la membresía de Siria en la Organización de Cooperación Islámica, lo que, dijo, contradice el Islam y sus principios.

Mientras, el dirigente parlamentario iraní expuso que su país no ahorrará esfuerzo en los foros internacionales para apoyar a Siria para salir de la crisis, destacando que su país resaltó en varios encuentros con partidos saudíes y turcos el derecho legítimo de Damasco a combatir los grupos terroristas armados.

Asímismo señaló que Irán se esforzará en la cumbre del Movimiento de los Países no Alineados (NOAL), que se celebrará en Teherán, para estudiar toda propuesta que pueda ayudar a Siria a salir de su crisis.

Boroujerdi puntualizó que la solución del problema se debe alcanzar por los sirios mismos, reiterando que el apoyo a este país, lo es también a la causa Palestina, precisó.

A su salida de Teherán el dirigente parlamentario persa sostuvo que la próxima cumbre los NOAL, que tendrá lugar en esa capital, puede ayudar a solucionar la crisis siria.

Esta semana, el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Alí Akbar Salehi, adelantó que la República Islámica presentaría una "propuesta racional y aceptable" que contempla los intereses de todas las partes.

Reiteradamente, las autoridades locales expresan su apoyo a un diálogo nacional para solucionar la crisis de violencia aquí sin precondiciones, como sostuvo hoy el viceprimer ministro sirio, Qadri Jamil.