Personal médico del Ministerio de Salud (MINSA) visita la comunidad de Puerto Momotombo para brindar atención a la familias que han estado expuestas a las emanaciones de gases y cenizas ante el proceso eruptivo del volcán Momotombo.

Afortunadamente, ningún poblador reporta afectaciones en su salud que esté relacionada con los efectos secundarios de la actividad volcánica.

En las visitas casa a casa, los médicos brindan recomendaciones a las familias y de ser necesario realizan chequeos médicos si hay personas enfermas.

Entre las recomendaciones están protegerse la cabeza y cuerpo cuando se den las expulsiones de gases y cenizas. Además se recomienda tapar bien el agua y los alimentos.

Aunque el volcán se mantiene en actividad, las familias están tranquilas en sus viviendas.

Hilda Mendoza, habitante de Puerto Momotombo, explicó que cada vez que el volcán realiza expulsiones de gases, cenizas y arena, ellos se refugian en sus casas o se protegen todo el cuerpo y la cabeza.

Mendoza quien recibió a los médicos en su casa dijo que estos le recomendaron mantener la calma y acudir a la unidad de salud en caso de sentirse con algún problema derivado del contacto con la ceniza o arena volcánica.

Doña Luciana Saavedra, comentó que ella mantiene tapados los recipientes con agua y los alimentos, para evitar que se contaminen.

Saavedra valoró que la visita de la brigada médica a la comunidad es excelente porque se atiende a niños y adultos mayores que son más vulnerables a sufrir enfermedades relacionadas con el proceso eruptivo.

Thelma García, otra pobladora de Momotombo, explicó que los médicos indican que ante las emanaciones de gases y cenizas se protejan el cuerpo, además recomiendan el uso de mascarillas, proteger a los niños y a los ancianos.

José Jímenez, director Silais La Paz Centro, informó que en la visita casa a casa se habló con las familias sobre las medidas de prevención que tienen que ver con exponerse lo menos posible a los materiales del volcán, cenizas o arena para evitar enfermedades de la piel, respiratorias y enfermedades oculares.

"Además andamos aprovechando el momento para hacer destrucción de criaderos y enseñarle a las familias cómo se busca y cómo se destruyen los criaderos, para evitar focos posteriores y también andamos dando atención médica a las personas que lo necesitan, fundamentalmente a las personas que presenten fiebre al momento de la visita", indicó.

Jiménez informó que hasta el momento no se reportan personas con enfermedades derivadas por exponerse a los gases y cenizas que expulsa el volcán.

Al caer la noche en las comunidades cercanas a coloso reina la calma y el volcán se observaba apacible.