La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo, manifestó que el Gobierno Sandinista se encuentra vigilante y estudiando la actividad volcánica inusitada que se ha presentado en distintos puntos del país.

AUDIO DE LA COMPAÑERA ROSARIO MURILLO:

Rosario aseguró que se cree que este incremento de la actividad en gran parte de los volcanes nicaragüenses inició a partir del terremoto de abril del año 2014, al suroeste del lago Xolotlán.

Hay que señalar que a pesar de que se han registrado ciertas afectaciones a las comunidades aledañas a los volcanes, los expertos afirman que aún no hay riesgo para la vida de las familias.

“Tenemos una situación de actividad volcánica inusitada. Según me decían los compañeros del Ineter no tenemos registros, precisamente porque muchos registros no se llevaron durante algunos años, no tenemos registros de otra situación en que se hayan activado todos los volcanes al mismo tiempo o una buena parte de nuestros volcanes. Hay que estudiar el fenómeno. Según hacíamos nosotros cuenta, esta activación, así más intensa, se da a partir del terremoto de abril, los tres terremotos que tuvimos en el mes de abril hace dos años ya casi”, expresó.

“Son fenómenos que los especialistas tendrán que seguir estudiando para darnos un diagnóstico o por lo menos una aproximación o por lo menos una conclusión de su parte para compartir con las familias nicaragüenses. Por nuestra parte, como gobierno responsable, seguimos vigilantes y seguimos preparando todos los ejercicios de prevención”, refirió.

Rosario destacó que este lunes por la mañana el Momotombo registró explosiones de gases, cenizas y salida de material incandescente. Producto de ello algunos padres retiraron a sus hijos de las escuelas aledañas.

El volcán presenta alta emisión de gases, los cuales son desplazados en dirección oeste y suroeste. La actividad microsísmica se mantiene en valores bajos a moderados.

Por su parte, el Telica registró este fin de semana un incremento de actividad con explosiones. De las 20 que hubo, una alcanzó 1 mil metros de altura sobre el cráter, el resto tuvieron alturas de unos 500 metros. Hubo caída de cenizas en varias comunidades aledañas como Las Colinas, Daniel Rivera, La Ceiba, María del Pilar, Germania, Los Mayorgas, entre otras.

En el volcán Masaya hubo 4 sismos en las cercanías y dentro de la caldera. Estos tuvieron magnitudes de 1.2 a 2.6. Esta actividad sísmica es producida por movimiento de magma debajo de la caldera. En el Masaya la amplitud sísmica se mantiene en niveles altos y hay fuerte circulación de magma debajo del volcán y muy cercana a la superficie, sin embargo, la emisión de gases es baja.

Vale apuntar que en la ladera norte del Cerro Negro se registró un sismo de 1.9 la noche del sábado, aunque, no ha habido cambios en el comportamiento volcánico.

Rosario destacó que este domingo llegaron a Nicaragua científicos especialistas del Servicio Geológico de los Estados Unidos, quienes acompañarán en la evaluación de la situación actual, en particular del volcán Momotombo.

Riesgos multiamenazas

En cuanto a la prevención, la Compañera recordó que este martes se realizará el primer ejercicio de prevención escolar y que para el mes de marzo, antes de Semana Santa, se realizará el simulacro nacional.

“Tenemos que ampliar también el mapa de riesgos, es decir, no sólo contemplar riesgos volcánicos, riesgos sísmicos, sino hacer mapas de riesgos multiamenazas. Tenemos que estudiar más los efectos del Cambio Climático, los efectos de las temporadas secas que puedan prolongarse, los efectos también posible de lluvias en exceso, que llegan muy rápidamente, grandes aguaceros en pocas horas que también dejan secuelas, daños... todo eso está siendo incorporado al mapa de riesgos de cada lugar que estamos actualizando en estos primeros meses del año. Esta es una tarea que está a cargo del Ineter y del Sinapred”, refirió.

Sismos y vientos

Respecto a la actividad sísmica nacional, Rosario destacó que el sismo de mayor magnitud fue uno de 4.1 la mañana de este domingo al suroeste de Boca de Padre Ramos.

Por su parte, los vientos seguirán fuertes, y señaló que producto de ello ya se registran familias que han perdido los techos de sus casas. Advirtió además de la caída de árboles y deficiencias en el aseguramiento de los techos. Refirió que las Alcaldías y los Gabinetes de la Familia están atentos a atender cualquier calamidad como consecuencia de los fuertes vientos.

Las temperaturas permanecerán bajas (entre los 18 y 25 grados). No obstante, en el Pacífico habrá máximos de 35 a 37 grados.