Esperanza Ruiz Gómez, ataviada con un hermoso vestido verde, flores y collares para bailar folklore, tiene aproximadamente ochenta años, ella no pierde la picardía y con una sonrisa en su rostro nos dijo que tenía cincuenta años, quizá doña Esperanza tenga muchos más, pero su alegría la hace tener un espíritu más joven.

Ella junto a unos 200 adultos mayores bailaron, cantaron y se rieron durante varias horas en el bailongo en su honor.

Los adultos mayores de las Casas Club de Managua, fueron agasajados este domingo, Día del Amor y la Amistad en el parque Los Marañones, ubicado en la colonia Centroamérica.

Bailes, concursos y entrega de obsequios fueron parte de las actividades que los jóvenes de Promotoría Solidaria crearon para que cientos de adultos se divirtieran.

Estos adultos han encontrado en las casas club un lugar de esparcimiento donde sentirse felices, conocer nuevas amistades y realizar actividades sanas que mejoran su salud física y emocional.

“Gracias a Dios estoy celebrando este día maravilloso. Cuando era chavala las bailaba y ahora también porque soy buena a bailar, a mí me gusta de todos los ritmos, estoy en la casa me pongo a bailar, ando en la calle y bailo”, contó doña esperancita.

“Nosotros vamos a todos lados, yo bailo y gozo, algunos dirán que soy ridícula, pero son cosas muy alegres para mí”.

“En las casas club tenemos amigos y al verme feliz mis hermanas se ponen alegres”, agregó.

Mercedes Reyes, muy coqueta con su cabello rosa, también nos contó que más que bailar le gusta disfrutar del ambiente y de las actividades recreativas que en la casa Club Ariel Darce realizan.

“Yo me siento bien viniendo a estos actos, la compañera Rosario se acuerda de los ancianos para darnos esta alegría, antes no había esto y ahora nos sentimos muy contenta y alegre”.

"Yo voy a la casa Ariel Darce y ahí bailamos, aprendemos a leer y hacer cosas de manualidad, yo soy poca para bailar por mi pie, pero me gusta venir porque todo lo hacen para divertirnos a nosotros los ancianos”.

Félix Mercado, manifestó que para él “Es un placer estar acá en este evento escuchando música y celebrando el 14 de febrero, día de los enamorados y de la amistas que es también amor”.

Con lágrimas en su rostro, la señora Socorro García, agradeció al presidente Daniel Ortega a la Compañera Rosario Murillo por velar por su tranquilidad.

“Me encanta la rosa que me dieron, me encanta todo lo que el presidente (Daniel) hace y la compañera Rosario, les agradezco mucho, demasiado, muchas cosas me han dado ellos, es el único gobierno que le ha dado a los pobres de comer, en mi caso me da mi medicina, techo, comida y una silla de ruedas”.

En este Día donde se expresó con más intensidad el amor y la amistad, los jóvenes promotores junto celebraron junto a estos abuelas, abuelas y esposos la unidad familiar.