En una audiencia preliminar que se efectuó con dos horas de retraso, el Juez Quinto Distrito Penal de Audiencias, doctor Julio César Arias aceptó la acusación de lavado de dinero y crimen organizado presentada por el Fiscal Especial Javier Morazán y el Procurador Alfredo Abarca Espinoza.

El judicial enfatizó que la acusación cumplió con los requisitos de ley establecidos en cuanto a la tipificación penal señalada por la fiscalía, la cual se sustenta en las contradicciones de las versiones que brindaron al momento de ingresar al país, la falsa información de ser periodistas de una televisora internacional, la incautación millonaria en efectivo y el mismo hecho de habérseles encontrado partículas o trazos de droga en los vehículos.

La decisión del judicial fue escuchada por los acusados que en buena parte de la audiencia preliminar, se mostraron cabizbajos, mientras la supuesta líder del grupo Raquel Alatorre Correa con blusa azul morada, se levantó en varios ocasiones aduciendo estar con problemas renales.  El judicial estableció la audiencia inicial para el 5 de septiembre a las 8 y media de la mañana.

La acusación presentada por el Ministerio Público, establece como puntos sustantivos, que los acusados se organizaron para ejecutar acciones reñidas con las leyes nicaragüenses, las cuales se continúan investigando para establecer claramente los propósitos concretos al momento de ingresar al país.

El hecho que los extranjeros transportaran dinero de forma clandestina y cantidades superiores permitidas por las leyes nicaragüenses, es indicativo del presunto delito de lavado de dinero.

Los 18 acusados se movilizaban en grupos de tres en las seis Van marcadas con el logo de Televisa, como fachada para argumentar la versión que eran periodistas y trabajadores de esa empresa mediática mexicana.

Morazán destacó que los resultados de este proceso, tienen que ver con la política de Estado impulsado por el Gobierno de Nicaragua, tanto así que se conformó una comisión interinstitucional integrada por la Policía Nacional, Ejército de Nicaragua, Dirección General de Aduanas, Dirección de Migración y Extranjería.

A la única mujer de la agrupación se le incautó 56 mil 500 pesos mexicanos, 14 mil 55 pesos guatemaltecos, 5 mil 911 dólares, 313 lempiras y 21 mil 920 córdobas.

El funcionario detalló que el cowboys de supuestos periodistas de Televisa se les escoltó desde el puesto fronterizo Las Manos hasta un hotel capitalino, lugar donde fueron conducidos mientras se averiguaba oficialmente su estatus laboral y migratorio, mismo que ocurrió cuando la embajada mexicana en Nicaragua, reveló que los acusados, ni eran periodistas y muchos menos trabajadores de Televisa.

El fiscal también detalló que los seis vehículos  están dotados de modernos equipos televisivos, micrófonos, consolas de audio, cámaras y editoras, radio comunicadores de alta potencia y alcance de marca Kenwood.

“Los 18 acusados utilizaron como fachadas al ingresar al país, la identificación como trabajadores y técnicos o investigadores de Televisa, con el objeto de introducir en el país ilegalmente dinero efectivo en dólares de Estados Unidos, provenientes del narcotráfico internacional”.

Prueba refleja presencia de droga

Agregó que un conteo preliminar cortado a las 4 de la tarde del pasado viernes, suma un millón 199 mil 931 dólares. La Directora de la Policía Nacional Primer Comisionada Aminta Granera mencionó que “a ojo de buen cubero” se calcula una cifra de siete millones de dólares, máxima cantidad incautada al narcotráfico internacional.

Este dinero venia caleteado en tres de las seis Van marca Chevrolet que conducían estos mexicanos, exactamente debajo de la consola de audio instaladas en los vehículos. Se encontraron 23 bolsos con 258 paquetes de dinero en denominaciones de 5, 10 y 20 dólares.

A este dinero se le practicó la prueba syntech trex 2012, resultando positivo en trazos o partículas de cocaína.

“Este hecho o esta conducta de los acusados de trasladar dinero oculto del narcotráfico e ingresar activos ilegalmente por la frontera de nuestro país, constituye a criterio del Ministerio Público los delitos de lavado de dinero bienes y activos y el delito de crimen organizado en su modalidad internacional”, reseña la acusación.

Extranjeros ya tienen abogados

Los mexicanos llegaron en un microbús totalmente resguardo por efectivos policiales a eso de las 10 de la mañana, todos vistiendo camisetas azul oscuro o blancas, que tenían impresos los logos de la Olimpiadas 2012 y el de la televisora Televisa S.A.

Minutos antes que el judicial Arias iniciara formalmente la audiencia preliminar, como por arte de magia se presentaron los abogados Javiera García Curtis, Mike Franklin Woo y Ramón Rojas Urroz, anunciando que habrían recibido una llamada de la madre de Raquel Alatorre desde México, contratando los servicios de este equipo jurídico para defender a los 18 acusados, que inmediatamente fueron aceptados por la aparente líder del grupo.

Los tres abogados alegaron que la acusación no cumplió con los requisitos de ley y que cada uno de sus clientes, no le les establece la participación individual en cada uno de los delitos imputados.

Arias tras escuchar los alegatos de ambas partes, brindó sus consideraciones, argumentando que los acusados no podían ignorar el traslado y transporte del dinero incautado, por lo tanto los argumentos de la defensa no caben y por tanto decidió establecer la prisión preventiva.

Fiscal Adjunta se presentó a audiencia


A esta audiencia preliminar se hizo presente la Fiscal Adjunta del Ministerio Público, Ana Julio Guido, que se mostró confiada que el sistema judicial condenará a estos mexicanos por los delitos antes señalados.

Guido no descartó que en el transcurso de las investigaciones se sume otros tipos penales al proceso judicial.

“Aquí lo importante que queremos destacar que el Estado de Nicaragua está en disposición y está preparado para combatir el crimen organizado. Aquí todas las instituciones del Estado están dispuesta y ustedes lo han podido observar, en este caso en el momento que ingresaron al territorio de Nicaragua se activó todo el sistema de justicia de este país, porque hay una decisión y una política de Estado de Nicaragua de combatir el crimen organizado” reflejó Guido.

Los detenidos y acusados en este proceso judicial responden a los nombres de Raquel Alatorre Correa, quien fungía como jefa del grupo, Pablo Costa Guerra, Rodolfo Jiménez Camacho, Alfonso Martínez Meras, Iván Ricardo Cano Zúñiga, Raúl Alejandro Salinas Hernández, Oswaldo López Uribe, Juan Luis Torres Torres, Julio César Alvarado Salas, Alfredo Omar Hernández, Omar José Castillo Amaya, Salvador Guardado Núñez, Guillermo Villa  Gómez Hernández, Valentín Delgado Vigil, Juan Alfredo Rivera Vásquez, Iván César Pacheco, Gustavo Reyes Arce y Cecilio Torres Gutiérrez. Se presentaron a 16 de los 18 detenidos, pues dos de ellos están internados en el hospital de la Policía Nacional por presentar problemas de salud.