La ciudad de Fairview, en el Estado de Oklahoma, EEUU, fue sorprendida este sábado con una sacudida de 5,1 grados de magnitud, de acuerdo al USGS.

El evento sísmico ocurrió a una profundidad de apenas 2 kilómetros y fue sentido en Arkansas, Iowa, Kansas, Missouri, Nebraska, New Mexico y Texas.

Este temblor ocurrió a las 11:07 de la mañana, hora local (misma hora en Nicaragua), y fue seguida por réplica de 3.9 grados apenas 10 minutos después.

Luego, se registraron otros dos movimientos a las 11:41 de la mañana (2.5) y otro a las 12:21 del mediodía (3.5 de magnitud).

No se reportaron daños materiales significativos, ni heridos producto del sismo.

La ocurrencia de sismos en esta región de EEUU se ha incrementado en los últimos años y ha sido ligada a la inyección en el subsuelo de agua residual de extracción de gas y petróleo, una técnica conocida como “fracking”.