El doctor Paul Oquist, ministro asesor en Políticas Públicas de Nicaragua, uno de los países más afectados por el calentamiento global, detalló en una entrevista concedida a la cadena de televisión alemana Deutsche Welle (DW) las carencias del acuerdo del clima alcanzado en París.

Oquist quien se encuentra en el país europeo para intercambiar puntos de vista con científicos alemanes sobre el acuerdo climático, expuso que Nicaragua critíca el acuerdo de París porque no conduce a metas realistas sobre el aumento de la temperatura y obliga a los países en desarrollo a renunciar a sus derecho de reclamar una compensación o indemnización por los efectos del cambio climático ocasionado principalmente por los países desarrollados o industrializados.

"Las metas en el acuerdo de París son 1.5 grados de alza en la temperatura en este siglo por parte de los países en desarrollo y dos grados por parte de los países desarrollados. El Acuerdo de París, tal como está, no conduce a esas metas sino a 2.7 y a 3.5 grados, ósea un mundo de tres grados en promedio a nivel mundial. Eso se traduce en los trópicos a temperaturas de 4 y 5 grados más. Nosotros estamos con un proceso de desarrollo muy pujante de 4 a 5% de crecimiento anual, hemos doblado las exportaciones, hemos quintuplicado las inversiones extranjeras directas, se ha reducido la pobreza, pero el cambio climático que estamos sufriendo nos está arrojando perdidas año con año. El año pasado por El Niño tuvimos perdidas, este año tuvimos perdidas", expuso Oquist.

Explicó que el Acuerdo de París también tiene una renuncia al derecho de compensación o de exigir una indemnización a los países que han causado el fenómeno del cambio climático, lo cual calificó de inaceptable.

"En el prefacio se habla de Derechos Humanos y en la parte operativa se pide a los países en desarrollo renunciar a sus derechos legales de reclamo, de compensación y (de) tener un fondo de indemnización que es una demanda de Nicaragua que no se encuentra en el Acuerdo de París", señaló.

El representante de Nicaragua comentó que en el país centroamericano se está haciendo mucho para adaptarse al cambio climático. Entre estas acciones destacó el cambio de la matriz energética que el año pasado alcanzó el 56% de generación con energías renovables y para el año 2020 se espera que la generación de energía limpia aumente al 90%.

Además el país está desarrollando un ambicioso plan de reforestación, comprometiéndose a capturar 11 millones de toneladas de CO2, mientras sus emisiones anuales no superan los 4.8 millones de toneladas.

En ese sentido, explicó que el país espera trabajar con instituciones de los diferentes sectores de Alemania para llevar adelante sus planes ecológicos y de adaptación al cambio climático.

Canal Interoceánico es la mejor forma de adaptación al cambio climático

Consultado por DW, el doctor Oquist manifestó que el mega proyecto del Canal Interoceánico que desarrolla Nicaragua, es la mejor forma de adaptarse al cambio climático y señaló que el proyecto ha considerado todas las variables de carácter ambiental y social.

"Habían 6 rutas para el Gran Canal Interoceánico, se escogió la ruta número cuatro no porque era la ruta más económica, no lo era. Sino porque tenía el menor impacto ambiental y social. Al estudiar la ruta 4 se ha hecho otros cambios, se va a hacer el puerto en el pacifico dos kilómetros y medio tierra adentro para salvar un manglar en la Costa. En el lago no se va a hacer voladuras, no se va a hacer dragado mecánico, sino succión hidráulica y los materiales se van a depositar en dos islas artificiales que van a ser refugios de pájaros", indicó.

"San Miguelito un humedal que queda en el trayecto, se cambio la ruta para pasar al sur de ese humedal y se tiene un programa de manejo para mejorar la salud de ese humedal y para tal efecto el Presidente Daniel Ortega invitó a Ramsar, la convención que controla los humedales del mundo, para un plan de manejo de dicho humedal. Y en el Caribe el puerto va a estar costa afuera, en tierra de relleno, de tierra reclamada, al igual que el puerto de Róterdam la parte de afuera para los barcos grandes, que tiene material dragado del Mar del Norte. Ahora el dragado del Caribe va a ser la base de una isla artificial que va a albergar el puerto y la zona libre en el Caribe, eso para evitar impacto en el Corredor Biológico Mesoamericano, que pasa por la costa", agregó.

Oquist comentó que la obra, que en principio se había calculado en 40 mil millones de dólares, va a costar 50 mil millones " fundamentalmente por los cambios introducidos de índole ecológica".

Además, señaló que se va a reforestar toda la ruta del Canal. Detalló que el material excavado va a utilizarse para 172 kilómetros cuadrados de tierra agrícola y forestal y se va a reforestar el país entero con recursos provenientes del Canal que se van a traer mediante diferentes formas de instrumentos financieros y reforestar las 21 cuencas de Nicaragua.

Manifestó que el proyecto del Canal significa para Nicaragua "defender mejor nuestras reservas naturales, sembrar agua, fijar el sueño, recrear medio ambiente".

"Esto aumenta la resiliencia de nuestros ecosistemas y nosotros consideramos que eso es la mejor forma de adaptación al cambio climático", afirmó el ministro asesor en Políticas Públicas de Nicaragua, doctor Paul Oquist a la cadena de televisión alemana Deutsche Welle.