Con la calificación positiva de B+ que otorgó Standard & Poor’s, se confirma que las políticas económicas que está implementando en Nicaragua el Gobierno Sandinista, están siendo validadas y reconocidas por los principales organismos multilaterales y por las principales agencias calificadoras de riesgo en el mundo, lo que redundará en una mayor credibilidad de nuestra economía, que podrá asumir compromisos crediticios con tasas de interés muchos más bajas en los mercados financieros.

La agencia calificadora de riesgo Standard & Poor’s comunicó el pasado jueves que otorgó una calificación de B+ con perspectiva estable a la deuda soberana de largo plazo de Nicaragua, siendo la primera vez que Standard & Poor´s califica nuestra economía.

Ya Nicaragua cuenta con la calificación de las tres principales agencias calificadoras de riesgo, como Standard & Poor´s, Fitch Ratings y Moody's.

Reyes explicó que la calificación de estas agencias, sirven para indicar a los inversionistas privados, la capacidad del país para poder asumir compromisos de endeudamiento y de inversión, y sobre la base de esto movilizar recursos de diversos componentes del mercado financiero internacional.

“En general esta calificación viene a abonar aún más, esa valoración positiva que viene alcanzando Nicaragua a nivel nacional y de los mercados internacionales y que contribuyen para que continúe este estado de buen ánimo entre todos los inversionistas privados nacionales y extranjeros para continuar apostando a Nicaragua”, valoró Reyes.

Standard & Poor´s sustentó su calificación en el desempeño económico estable de nuestra economía en años recientes, la baja carga de la deuda del gobierno general, la estabilidad política del país y el consenso en torno a políticas económicas pragmáticas, la baja tasa de criminalidad y la alianza entre el Gobierno y el sector privado.

“Lo más importante de estas calificaciones, es que ayudan a identificar bien al país, como un país en el cual los riesgos son cada vez menores, consecuentemente la tasa de interés a la cual estos inversionistas están dispuestos a colocar a Nicaragua o están dispuestos a cobrar por su inversión, baja, eso es lo más importante”, agregó.

Señaló que en la medida que estas calificaciones bajan o se deterioran, los inversionistas piden premios (compensaciones) o mayor rentabilidad por ser un país riesgo, pero en la medida que la tasa mejora y sube, el componente de riesgo país disminuye.

Políticas monetarias promueven inversión y crecimiento económico

“Los países que tienen mejores calificaciones son los que tienen acceso a los mercados financieros a tasas de interés mucho más bajo de lo que nosotros estamos observando, entonces nosotros creemos que el principal impacto de estas calificaciones y de su futura evolución que nosotros esperamos viene con una tendencia a mejoría, vaya a contribuir en el costo del financiamiento, no solamente para el sector público, sino también para todas las empresas privadas y ese es el alcance de este trabajo que hemos venido realizando”, explicó el presidente del BCN.

Reyes manifestó que Nicaragua mantendrá sus políticas monetarias, pues nuestra economía funciona muy bien con el actual sistema, por tanto no se esperan cambios ni a corto, ni a mediano plazo “en tanto este actual sistema está promoviendo la inversión, el crecimiento y las exportaciones”.

Dijo que en la medida que el país va alcanzando mayor crecimiento económico y mejores ingresos per cápita, tendrá mayores posibilidades de obtener financiamiento privado.

Nicaragua mejor calificada

“A nosotros nos ubican dentro de un grupo de países similar a El Salvador y República Dominicana, fundamentalmente, eso es lo que concluye de este estado comparativo que la calificación en Centroamérica y República Dominicana. Nosotros consideramos que al entrar al grupo de El Salvador y República Dominicana es buena, dado que es primera vez que esta agencia nos está calificando y nos ubicaron incluso mejor que Moody’s que ya lleva varios años calificando”.

Reyes espera que este 2016 Nicaragua obtendrá las calificaciones de las citadas agencias, pues ya se estableció una relación con cada una de ellas, a fin de seguir brindando la información y que continúen dando seguimiento a la economía y de esa manera los inversionistas puedan guiarse al momento de decidir dónde colocar sus inversiones.

Las agencias de riesgos califican a las economías en dos reglones; Grado Inversión y Grado Especulativo, estos a su vez se dividen en subgrupos. En Grado de Inversión se ubican los de máxima garantía de inversión que son clasificados AAA; Grado de Inversión Alto (Aa1, AA+), Grado de Inversión Medio Superior y Grado de Inversión Medio Inferior.

En el Grupo Especulativo se divide en seis subgrupos; grado de no inversión especulativo; altamente especulativo; riesgo sustancial; extremadamente especulativo; pocas perspectivas de recuperación e impago. Estos son calificados con las letras B, C y D.

Inversiones reales, no especulativas

Nicaragua se ubica junto con República Dominicana y El Salvador, en el subgrupo de las economías “altamente especulativas”, pero con fuertes posibilidades de ir creciendo su credibilidad en las próximas calificaciones de las diferentes agencias. Estas tres naciones superan en la calificación a las economías de a Ecuador, Honduras, San Vicente & Granadinas, Barbados y Jamaica que han sido calificados como B3.

“Lo más importante, independientemente de que si aparece especulativo o no especulativo, es cómo nos comparamos con los otros países de la región, eso es lo más importante, por ejemplo República Dominicana es bastante estable, con una deuda pública bastante estable y baja y con un crecimiento económico fuerte y sólido, y cuando viene la calificación y nos ponen al lado de Dominicana entonces es una buena calificación”.

Añadió que en la práctica, ni República Dominicana y tampoco Nicaragua, se pueden calificar de economías especulativas, pues las inversiones directas van creciendo anualmente y estas son tangibles y no ficticias.

“No es que viene un inversionista por dos o tres meses, eso sí es especulativo, por dos o tres meses a ganarse el 10 % o el 8 % y a los tres, cuatro meses se fue, no existe ese capital en Nicaragua y más bien podría decir que si en muchos otros países donde aparecen calificaciones no especulativas, sí andan los inversionistas especuladores (…) nuestro país tiene la gran ventaja que las inversiones que se están presentando en Nicaragua son reales, no son especulativas”, certificó.

En los primeros renglones de Grado de Inversión, las agencias calificadores ubicaron a las economías de México, Chile, Islas Caimán, Trinidad & Tobago, México, Perú, Aruba, Colombia Curacao, Panamá, Uruguay, Brasil, Bahamas y Montserrat.

Las agencias calificadoras están dedicadas a dar opiniones y comentarios de crédito a los mercados de capitales mundiales. Las calificaciones se aplican a países, instituciones financieras y empresas, así como a los instrumentos que emiten y están basadas en información que reciben las agencias de las entidades a las que califican, y que puede ser de carácter público o privado.

Los inversionistas utilizan las calificaciones para diferenciar la calidad crediticia de un deudor, aunque las propias agencias calificadoras advierten que las notas no son recomendaciones para vender, comprar o mantener activos, pues sólo se enfocan en un aspecto: la calidad del crédito.

En julio del 2015, Moody’s, subió la nota de deuda de Nicaragua de la categoría “B3” a la “B2”, subrayando en ese entonces que la economía nicaragüense es una de las más rápido crecimiento entre los países de América Latina.