La Federación de Rusia, Estados Unidos y otras potencias alcanzaron un acuerdo de “cese de las hostilidades” en Siria, el cual entrará en vigor en una semana, con el fin de acelerar la ayuda humanitaria en las zonas donde se vive el conflicto con mayor intensidad.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, indicó que es importante la cooperación entre las potencias para que el acuerdo salga adelante.

“Como probablemente saben, durante todos estos meses hemos tenido una discusión más bien agitada de quién estaba atacando los blancos correctos, quien ataca los blancos equivocados. Hemos estado opuestos en muchas ocasiones a encarar el problema profesionalmente. Ahora tenemos este acuerdo…El documento estipula la necesidad de cooperar y coordinar no solo los temas políticos y humanitarios sino también las dimensiones militares”, dijo Lavrov.

Por su parte, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, afirmó que el acuerdo se alcanzó de forma unánime.

El secretario añadió que ponerle fin a la “violencia que ha desplazado a miles es esencial”, pero que al final, lo que se va a necesitar es un plan de paz.

“Eso es ambicioso, pero todo mundo está decidido a moverse tan rápido como sea posible para alcanzar esto. Esto será válido para todas las partes en Siria, con la excepción de la organización terrorista Daesh (como se conoce al grupo Estado islámico en árabe) y [el frente] Al Nusra y cualquier otra organización terrorista designada como tal por el Consejo de Seguridad”, añadió.

La ONU espera poder retomar las conversaciones de paz suspendidas hace una semana el próximo 25 de febrero.