El Papa Francisco viaja hoy desde Roma hacia La Habana, Cuba, lugar donde sostendrá un histórico encuentro con el Patriarca ruso Kirill (Cirilo, en español), el primero de entre los máximos representantes de las Iglesias Católica y Ortodoxa desde el año 1054, cuando se dio el llamado "Gran Cisma entre Oriente y Occidente".

El encuentro entre Su Santidad y el Patriarca ruso fue anunciado el pasado 5 de febrero por el Vaticano, y el mismo concluirá con la firma de una declaratoria conjunta.

Ambos se reunirán durante unas dos horas en un encuentro que, dijo la Santa Sede, ha sido "preparado desde hace tiempo, será el primero en la historia y marcará una etapa importante en las relaciones entre las dos Iglesias".

"La Santa Sede y el Patriarcado de Moscú desean que sea una señal de esperanza para todos los hombres de buena voluntad. Invitando a todos los cristianos a rezar con fervor para que Dios bendiga este encuentro, que dé buenos frutos", declaró el Vaticano cuando anunció esta reunión.

El papa tiene previsto llegar al aeropuerto habanero a las 14.00 locales (1 de la tarde hora de Nicaragua), donde le estará esperando el presidente de Cuba, Raúl Castro, quien le acompañará al pabellón presidencial donde le esperará Kiril.

Tras la reunión privada entre Francisco y el patriarca ruso habrá una ceremonia de entrega de regalos, y después se firmará una declaración conjunta, para luego leer un breve discurso.