Un fenómeno geológico conocido como “intrusión de magma” puede causar terremotos de entre 6 y 7 grados de magnitud, de acuerdo a un equipo internacional de investigadores.

Aunque este fenómeno ocurre en todo el mundo, es más común en áreas donde las placas tectónicas se están separando, como Islandia, Hawái y zonas de África en el Sistema del Rift de África Oriental.

A medidas que las placas se separan, el magma debajo de la superficie terrestre se eleva entre las separaciones, formando intrusiones de magma que generan presión entre las estructuras.

“La intrusión de magma es un fenómeno conocido, pero no ha sido observado muy seguido con técnicas geofísicas”, afirmó Christelle Wauthier, profesora en la Universidad Estatal de Pensilvania, en Estados Unidos, encargada de la investigación, citada por el portal Space Daily.

El equipo investigador analizó los datos de una posible conexión entre dos desastres naturales ocurridos en la República Democrática del Congo en 2002.

El 17 de enero de ese año, el volcán Nyiragongo entró en erupción, provocando la muerte de más de 100 personas, mientras otras 100 mil se quedaron sin hogar.

Ocho meses después, un terremoto de 6.2 grados afectó la localidad de Kalehe, ubicada a 19 kilómetros del Nyiragongo.

¿Qué relación hay?

Para descubrir si hubo relación entre ambos fenómenos, los investigadores utilizaron una técnica de teledetección, el Radar Interferométrico de Apertura Sintética, con el fin de medir los cambios en la superficie de la Tierra antes y después de los dos desastres naturales.

La técnica produce mapas de deformación del suelo, que se pueden invertir posteriormente para encontrar una fuente que explique dicha deformación.

Para la deformación observada durante la erupción, se determinó que la explicación más probable, o el modelo que mejor encajaba, era una intrusión de magma de unos 20 kilómetros entre Nyiragongo y Kalehe.

Con la misma técnica analizaron la deformación ocurrida durante el terremoto de 6.2 grados, además que se hizo un análisis de la sismicidad.

En este caso, encontraron que una falla en el borde del Sistema del Rift del África Oriental se desplazó, desencadenando el terremoto.

Según el tipo de falla determinaron nuevamente que el modelo que mejor encajaba era la intrusión de magma.

La conclusión que alcanzaron fue que es muy posible que la intrusión de magma generada por la erupción del volcán Nyiragongo, fue la causante del terremoto ocurrido ocho meses después.