El patriarca de la Iglesia Ortodoxa rusa, Kirill -Cirilo en español- partió desde Moscú para reunirse con el Papa Francisco este viernes en Cuba.

Este encuentro ha sido catalogado como histórico, al ser la primera vez que los líderes de las dos confesiones cristianas se reúnen desde la cisma de las iglesias de Oriente y Occidente en 1054.

La televisión rusa mostró imágenes del patriarca Kirill recorriendo una alfombra roja hasta subir a bordo de un avión gubernamental en el aeropuerto Vnúkovo de Moscú, bajo la mirada de otros representantes de la Iglesia rusa.

"Será un viaje largo y difícil", previó Kirill antes de partir para este periplo de 11 días por América Latina.

“Requiere fuerza física y espiritual", agregó.

El desplazamiento de Kirill coincide con el viaje del papa a México, y ambos decidieron aprovechar la ocasión para encontrarse en un terreno neutro, en Cuba, donde serán acogidos por el presidente Raúl Castro.

El encuentro, "preparado desde hace mucho tiempo", comenzará con una entrevista de dos horas y "concluirá con la firma de una declaración común", según un comunicado conjunto de las dos Iglesias.