El acto de desmovilización de jóvenes de diversos barrios de Managua, tuvo lugar en los predios del complejo policial Plaza El Sol, donde también llegaron los jefes y directores de entes policiales de Centroamérica, México, el Caribe y Colombia.  

Granera felicitó a los jóvenes que tomaron la decisión de abandonar su vida de violencia, comprometiéndose como autoridad policial a brindarles el apoyo junto con el Gobierno Sandinista del comandante Daniel Ortega Saavedra, para que reciban capacitaciones educativas y laborales.

“Con la ayuda de Dios, de sus madres, policías y de nuestro Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, de las organizaciones no gubernamentales, de la cooperación internacional y de mucha gente, porque ustedes no están solos compañeros y compañeras”, les dijo Granera a los jóvenes ex integrantes de grupos juveniles en riesgo.

Los jóvenes líderes de diferentes agrupaciones juveniles firmaron un documento compromiso para no volver a involucrarse en actividades ilegales.

“Al comprometerse con la sociedad a cambiar sus actitudes, ustedes optan por la vida. Opten por la vida que es más fuerte que la muerte, es más fuerte que la violencia, ustedes han optado por ustedes mismos, por sus madres, por sus familias, por sus barrios, por sus comunidades, por su Nicaragua que marca la diferencia aun en nuestra región, que marca la diferencia aún en sus vidas”, agregó Granera.

En este grupo de jóvenes se encontraba Lester García Matus, habitante del barrio Jorge Dimitrov, una de las zonas consideradas como puntos rojos por las autoridades policiales.

García Matus asegura que en tres ocasiones ha estado detenido en las celdas policiales, acusados por diversas faltas, entre ellas robos con intimidación, pleitos vecinales, entre otros delitos menores.

“Nosotros los jóvenes tenemos una segunda oportunidad, hay que darnos una oportunidad para seguir adelante y dejar ese mundo de vagancias. He estado detenido tres veces por faltas. Hice mis pequeños atracos”, dijo García Matus.

Ahora García se está educando aprendiendo mecánica en el Centro de la Juventud de la Policía Nacional, otros jóvenes de su barrio también tomaron una segunda oportunidad gracias al apoyo que reciben de la autoridad policial y del gobierno.

La Policía Nacional gracias a ese modelo comunitario ha logrado sacar de la violencia a más de 8 mil jóvenes ex miembros de grupos juveniles en todos los barrios de Managua, en los últimos años.

En la actividad estuvieron presentes madres de los jóvenes desmovilizados, como doña Concepción López que se mostró feliz al conocer que su hijo tomó la decisión de salirse de la “pandilla” a la cual perteneció por unos dos años.

“Es una gran cosa que está haciendo la institución de la Policía Nacional y le recomendamos a los muchachos que busquen estas organizaciones, porque ellos son los que le pueden ayudar de esto (de los grupos juveniles), que no le tengan miedo a la policía, porque esta institución le está apoyando, el Gobierno de Reconciliación también los está apoyando y espera a los otros jóvenes que aún  no se han integrado”, dijo López.

Estos 200 jóvenes residen en los barrios Jorge Dimitrov, Las Torres, Walter Ferrety, 18 de Mayo, Pedro Arauz Palacios, Lomas de Guadalupe y Camilo Ortega Saavedra.