Con el inicio del tiempo de cuaresma, muchas familias acostumbran a disminuir el consumo de carnes rojas, esto como parte de una tradición del pueblo católico, es por ello que desde el inicio de los 40 días previos a la Semana Santa, consumen carnes blancas entre ellas los mariscos, con los que elaboran recetas tradicionales.

Ante tal tradición popular, muchos acuden a los mercados a comprar pescados para elaborar recetas como arroz con gaspar, pescado frito, sopa de mariscos, entre otras, logrando de esta manera dar cumplimiento a la fe y seguimiento a las tradiciones gastronómicas.

“No consumir carnes rojas durante la cuaresma es una tradición familiar, por eso venimos al mercado a comprar pescado y de esta manera cumplir con los mandamientos de las santas escrituras. Ahorita los precios de los mariscos están accesibles, lo cual nos permite ingerirlos y de esta manera seguir con nuestras tradiciones”, manifestó Isaac Miranda.

“La Cuaresma es un tiempo de abstinencia y eso incluye el consumo de carnes rojas, por eso muchos católicos consumimos mariscos en estos días ya que desde nuestros abuelos nos han inculcado a tener mucho respeto con relación a las tradiciones religiosas”, refirió Carlos Guido.

Ante la presencia de compradores, los comerciantes de mariscos afirman que las ventas se mejoran con relación a días anteriores, así mismo, afirman que los precios no han incrementado y esperan que en los próximos días las ventas continúen buenas.

“Los precios de los mariscos se mantienen, la libra de chuleta cuesta 70 córdobas, el pargo rojo 60 la libra y la libra de cabezas de pescado cuesta 20 córdobas. Siempre que inicia la Cuaresma las ventas mejoran porque la población aún conserva la tradición de consumir mariscos”, finalizó Marlene Bello.