Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, celebró este mediodía la misa del Miércoles de Ceniza en la Catedral de Managua, lugar en el que expresó que el inicio del tiempo litúrgico de la Cuaresma es un tiempo de encuentro, de meditación y de retorno, por tanto instó al pueblo católico a acercarse a Dios.

En sus palabras centrales de la eucaristía, Brenes citó las palabras de Papa Francisco en Roma, en donde señaló junto a los Cardenales, Obispos y Sacerdotes del mundo, que este periodo debe constituir un tiempo de acercamiento a Dios, para sentir su grandeza y su misericordia.

“Este tiempo de Cuaresma de 40 días, es el momento en el cual humildemente podemos experimentar ese retorno hacia el Señor, un retorno que quizás por X ó Y motivos nos habíamos alejado, pero ese el momento hermoso en el que la Iglesia promueve su oración para tocar nuestro corazón, que quizás en un acto de soberbia o de temor no quiere dar ese paso hacia ese encuentro con Jesús”, enfatizó el Cardenal Brenes.

Añadió que el tiempo de Cuaresma, es un tiempo de meditar y de tomar decisiones, que deben ser para regresar al regazo del Padre, quien es lento a la cólera y rico en misericordia.

Igual manifestó que cada sacerdote en el mundo, es un embajador de Dios y como tales, quieren transmitir esa invitación de reconciliarse con Jesucristo y emular sus obras.

“Dejémonos amar, eso es hermoso y el Papa Francisco dirigiéndose ayer a ese grupo de cardenales y obispos que fueron enviados como misioneros de la misericordia, decía que cuando se acerque el penitente a ustedes, sienta la caricia de Dios, que no interpela, sino que abraza y recordaba un dialogo con un hermano cardenal, que cuando miraba al penitente poco nervioso, le decía que no tenía que ponerse nervioso o nerviosa ante el amor de Dios”, dijo Brenes.

Agregó que cuando se acerca al sacerdote o confesor, no debe ponerse temeroso, porque hacerlo es acercarse a la ternura de Dios.

“Acercarse al confesor es acercarse a ese abrazo maravilloso de Dios, acercarse al confesor es sentir el amor de Dios y les digo mis buenos [email protected] que todos tengamos esa seguridad”, sostuvo.

Dijo que Dios, a través de su hijo Jesucristo ha venido al mundo para dar vida y el amor misericordioso, que es un abrazo de cercanía.

“Enmarcar este tiempo de Cuaresma es vivir este año de gracia y todos debemos sentirnos animados a acercarnos al Señor, a través de nuestros sacerdotes que en este tiempo de Cuaresma dedicaran muchas horas para manifestar esa misericordia de Dios”, puntualizó Brenes, al instar a los feligreses a profundizar su acercamiento con los embajadores de Jesucristo.

El Cardenal Leopoldo Brenes recordó que Cuaresma significa conversión, es decir, un cambio de dirección, de tal forma que a través de las buenas obras se pueda retornar al Creador.

“Cuaresma es un tiempo de gracia, un tiempo muy hermoso para fortalecer la unidad, la cercanía y sentir la caricia y la ternura de Dios para con todos nosotros”, subrayó.

Los fieles católicos que se congregaron en la Catedral Metropolitana de Managua a escuchar la santa misa afirmaron que efectivamente la Cuaresma es un símbolo de preparación para venida de Cristo.

“Oración, penitencia, ayuno son las cosas que debemos practicar más nosotros los católicos”, expresó Gustavo Montalván.

Aseguraron que lo más importante de esta época es el compromiso con el prójimo, hacer el bien y permanecer en comunicación con Dios.

“Hay que celebrarla con alegría y con oración siempre, hacer ayunos y obras de misericordia”, manifestó la pobladora Rosario Brenes.

Como parte de las actividades de estos tiempos de Cuaresma, el próximo viernes se realizará en la Catedral el primer Viacrucis.