Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo celebró esta mañana la misa del Miércoles de Ceniza con las privadas de libertad del Establecimiento Penitenciario Integral de Mujeres, ubicado en el municipio de Tipitapa.

En la misa, con la que inician los tiempos de Cuaresma, el Cardenal de la Paz estuvo acompañado por la Ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, y por funcionarios del sistema penitenciario nacional.

Para Obando y Bravo, estos son momentos especiales que llaman a la oración y así superar las dificultades.

Indicó que con ello se abre una estación espiritual para todos los cristianos con la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

El Cardenal aseguró que hay que entrar en comunión con Dios a través de una oración sincera y ayunar de las cosas que empequeñecen a los hombres.

Exhortó también a cambiar y a renovarse para ser mejores cristianos.

En este sentido, la Ministra afirmó que la Cuaresma es un tiempo de conversión, es decir, volver a acercarse a Dios, pedirle perdón y aceptar que uno ha pecado.

Como parte de el simbolismo de esta importancia fecha del calendario cristiano, Su Eminencia puso la señal de la ceniza en la frente de las privadas de libertad y demás congregados en el acto religioso.

Es importante señalar que el Establecimiento Penitenciario Integral de Mujeres alberga actualmente a 396 privadas de libertad, de estas, 230 están en él local ubicado en Tipitapa y 166 en otro ubicado en la antigua "Esperanza".