Para varios altos cargos del Gobierno estadounidense, Turquía es uno de los principales obstáculos en el proceso de paz sirio, tanto en el ámbito político como militar, por sus ataques contra los kurdos, quienes colaboran en la lucha contra los grupos terroristas.

Según una publicación del diario estadounidense The Wall Street Journal, el vicepresidente de Estados Unidos (EE.UU.), Joe Biden, en una visita a Turquía insistió en que los kurdos en Siria pasan las armas que reciben de EE.UU. para combatir al autodenominado Estado Islámico (EI) al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

El PKK es una organización política rebelde que desde 1984 lucha contra Ankara, capital turca, con el objetivo de establecer un Estado y hacer respetar los derechos de los kurdos que suman unos 12 millones.

EE.UU. sostiene esta afirmación, sin embargo, la nación norteamericana no ha encontrado pruebas que la sustenten, de acuerdo con las declaraciones de los funcionarios citados por el diario.

No obstante, el apoyo militar que reciben los kurdos ha generado molestia al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien ha exigido a Washington que escoja entre su nación y los "terroristas" kurdos.

El mandatario hizo esta solicitud luego de que la semana pasada el enviado especial de EE.UU. para la coalición internacional contra el EI en Siria y en Irak, Brett McGurk, visitara en secreto a los kurdos en la ciudad de Kobane.

Entretanto, funcionarios turcos afirmaron a The Wall Street Journal que su nación está preparada para bombardear a los kurdos, de continuar el tráfico de armas desde Siria.

Rusia se defiende: EE.UU. ha hundido a Siria en el conflicto

El portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, general Igor Konashenkov, aseguró este domingo que las acciones "imprudentes" de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) son las causantes de conflictos en Siria y el Medio Oriente, y no las autorizadas operaciones militares antiterroristas de Moscú.

“Si hay alguien en Siria que se siente preocupado por las incursiones de las aviación rusa, son los terroristas (…) Y ahora, ¿por qué los países de la OTAN se sienten tan preocupados como los terroristas? Esa pregunta se debe hacer al propio Jens Stoltenberg (secretario general del bloque militar)”, enfatizó Konashenkov.

El funcionario ruso hizo estas declaraciones antes las acusaciones de la OTAN sobre la responsabilidad de Moscú en el conflicto sirio.

“Los ataques aéreos de Rusia durante los últimos meses ayudaron a los sirios a que reconozcan que pueden luchar y eliminar a los terroristas internacionales en su país”, alegó y recordó que la OTAN estuvo tres años aparentando que combatía el terrorismo.