En la semana comprendida del 1 al 8 de febrero, en los diferentes mercados del país se registró la estabilidad de los precios en unos diez productos de la canasta básica con respecto a la semana anterior y otros disminuyeron significativamente, informó el Ministro de Fomento, Industria y Comercio, compañero Orlando Solórzano.

Entre estos diez productos que mantuvieron sus precios, se encuentra el arroz (C$11 y 12), el azúcar sulfitada (C$9.85), el aceite sellado (C$40.4) y a granel, el maíz blanco (C$6.2), el pan (C$20.4), posta de cerdo (C$68) y los frijoles (C$13) y el plátano verde.

En tanto los que disminuyeron para beneficio de la economía familiar, está la libra de pollo entero al pasar de 32.1 a 31.2 córdobas, mientras la pechuga pasó de 46.9 a 46.6, el muslo de pollo de 36.1 a 35.5, la posta de res de 79.1 a 77.6 córdobas. Otros productos que bajaron su precio está la cajilla de huevo grande de 106 a 103.8, la mediana de 98.5 a 98, mientras la libra de queso pasó de 50.8 a 50.2 córdobas.

Esta disminución en el pollo, de acuerdo a Solórzano, obedece al incremento de la producción en un 7 % más que el periodo similar del año pasado. Igual razón experimentó la producción de huevos.

Perecederos sufren leve incremento

En el informe, Solórzano también informó del incremento de los principales perecederos como la cebolla amarilla que pasó de 23.70 la libra a 28.4 córdobas, el tomate de 15.5 a 19 córdobas, el repollo de 4.4 a 5.8 córdobas, la papa de 11.5 a 13.9 y la zanahoria de 10.4 a 11.2 córdobas.

Indicó que para combatir ese incremento de precio, el Sistema de Producción, Consumo y Comercio, se ha estado reuniendo con los comerciantes intermediarios y productores de cebolla y de papa, a fin de conocer el origen de este aumento, siendo el gobierno un facilitador para lograr este propósito.

“Esta es una manera no de controlar, sino de llegar a un acuerdo entre los interesados para que los precios no suban exageradamente y se mantengan dentro de los límites razonables para beneficiar al productor y al consumidor”, planteó Solórzano.

En cuanto al tomate, el MIFIC conoció que dentro de la política de libre mercado, hay comerciantes intermediarios que están exportando a otros países centroamericanos este perecedero, lo que ha venido influenciando en los precios.

“Según los reportes se están haciendo exportaciones de tomate, claro estamos en un libre comercio en Centroamérica y los productos se van en el país o la plaza que paga más, eso ha pasado con el frijol en el pasado”, señaló Solórzano, indicando que se están realizando las reuniones pertinentes para evitar un incremento mayor.

INDEC pide a consumidores a revisar etiquetas de productos

El Instituto Nicaragüense de Defensa de los Consumidores (INDEC), a través de su director ejecutivo Marvin Pomares, planteó que en Nicaragua se consume unos 50 mil quintales de cebolla anualmente, de estos se producen en el país unos 20 mil quintales y otros 30 mil son importados.

Ante esto Pomares, solicitó al MIFIC servir de buen facilitador para que los importadores puedan introducir el producto al mercado nicaragüense con mucho más tiempo y de esa manera evitar incrementos de este tipo, que bien se pueden evitar mediante los encuentros en el modelo de alianza. Esta medida debe ser para el tomate, papa, cebolla y chiltoma.

Otro hecho que INDEC solicitó mayor revisión, es en el caso de productos que en los supermercados se ofertan vencidos. “Hicimos un recorrido en los supermercados y todavía se encuentran productos vencidos, ya no estamos encontrando las grandes cantidades de productos vencidos, pero que sí todavía hay, pero nos alegra que ahora hay poco, anteriormente llenábamos mesas y ahora es así”.

Pomares hizo ver que en algunos casos, los productos o empaques no tienen etiquetas de que informe sobre las características, como fecha de vencimiento.

Ante esto, el INDEC solicitó a la población a tener mucho cuidado con este tipo de productos, pues deben revisar las etiquetas informativas.

Entre los productos encontrados por INDEC se encuentra las latas sardinas, cereales alimenticios, pan y productos lácteos en pequeñas cantidades.