Brenes comentó a los medios de comunicación que él ha estado pendiente del estado de salud de Su Eminencia, gracias a la comunicación que ha mantenido con las personas que atienden al Cardenal.

Relató que el pasado sábado a las 12:10 del mediodía se comunicó directamente con el Cardenal. “Lo sentí, a través del teléfono, con buen ánimo y luego (él) me decía como había salido de una situación fuerte del examen que se anda haciendo”, precisó Brenes.

Asimismo comentó que al momento de comunicarse con el Cardenal, este se encontraba reposando en la casa donde lo atienden. “Él confiaba que posiblemente, si los médicos le decían que esta semana estaba bastante bien, pues él regresaba a Nicaragua otra vez”, explicó Brenes.  

El Arzobispo valoró que Su Eminencia está mucho mejor de salud, ya que de lo contrario estaría internado en un centro hospitalario.