Llenos de entusiasmo y dispuestos a estudiar bastante para así tener excelentes rendimientos en las materias, se mostraron los estudiantes de educación vespertina, quienes este lunes iniciaron sus clases en todos los centros educativos de Nicaragua.

En cada colegio la bienvenida al año lectivo 2016 se realizó con una tarde llena de compromisos, honrando a Rubén Darío y con la disposición de continuar aportando a mejorar la calidad del modelo de educación.

En el Instituto Miguel de Cervantes de Managua, en el turno vespertino ingresaron este lunes más de 400 estudiantes. Ellos cuentan con un gran equipo de maestros entregados a acompañarles a lo largo del año, como también con un aula TIC, la cual fue construida por el gobierno precisamente para que estos logren apropiarse de la tecnología como una herramienta indispensable para su proceso educativo.

“Estamos esperando que este año de buena esperanza tengamos muchas victorias para que nuestros muchachos puedan salir adelante”, manifestó Brenda José Campos, directora de este centro escolar.

José Luis Rodríguez es un estudiante de segundo año y su rostro reflejaba la alegría que sentía de retornar al salón de clases. Si bien apenas está dando los primeros pasos de la secundaria, desde ya está tiene sus metas bien trazadas.

“Estoy alegre, mis metas son seguir estudiando, pasar mi secundaria, agarrar mi carrera y posteriormente un trabajo”, manifestó este joven de 16 años.

Lissette Valezka Báez, de 19 años, también dijo sentirse contenta y comprometida con sus estudios. Quiero “seguir adelante con mis estudios y ser una excelente alumna para seguirme preparando”, subrayó.

Los padres de familia se mostraron igualmente felices y con la disposición de colaborar con las autoridades del centro en todo lo necesario para que los muchachos no tengan ningún contratiempo en sus estudios.

“Como padres de familia estamos orgullosos de estar formando a nuestros hijos para un futuro mejor, para que ellos se forjen una familia, un futuro. (....) Nosotros somos los que les damos la fuerza, los que los alistamos, los que nos esforzamos por darle lo mejor a nuestros hijos”, manifestó Juana Maclovia Baldivia, madre de Lissette.

Hasta la fecha van más de 1 millón y medio de estudiantes matriculados a nivel nacional, tanto en preescolar, primaria y secundaria.