El día inicia y doña Alba Obregón, habitante del barrio el Pilar, se da a la tarea de limpiar su humilde vivienda y de esta manera garantizar la salud de sus nietas, hijos y la propia.

Ante la alerta sanitaria en el país por las epidemias de dengue, chikungunya y zika, Obregón afirma que la solución a las enfermedades provocadas por los mosquitos es evitar los criaderos del mismo, para ello todos los días cepilla las pilas, barriles y constantemente limpia el patio para evitar humedad y espacios de proliferación del Aedes Aegypti.

“Las pilas siempre permanecen llenas pero tratamos de ocupar el agua diario para que no sea propicio para que se reproduzca el mosquito, la limpieza debe ser constante porque de esta manera evitamos la basura. Toda la familia está volcada a las tareas de limpieza dentro del hogar, los niños aportan con la recolección de la basura, mis hijas limpian los cuartos, otro barre el patio, escurrimos el agua del baño…” señaló Obregón.

La limpieza en los hogares es la constante recomendación que brindan las autoridades de salud a todas las familias, ya que al haber una vivienda limpia, habrá una familia sana puesto que el Aedes Aegypti prolifera en los recipientes que contienen agua limpia.

“La limpieza garantiza la salud de todos, acá nadie quiere enfermarse por eso botamos lo que no se utiliza y estamos pendientes de la información que brindan los doctores, además permitimos que los brigadistas ingresen a la casa a fumigar y aplicar abate en las pilas. Yo insto a los vecinos a que seamos aseados y responsables con nuestra salud” añadió doña Alba.

Población más activa en la lucha anti epidémica

La constancia de los planes de lucha contra los mosquitos, ha logrado calar en las familias, quienes muestran una mayor apertura y participación a las tareas que desarrolla el Gobierno Central a través del Ministerio de Salud (MINSA) así lo manifestó el doctor Elvis Almansa, del Centro de Salud Edgard Lang.

“De parte de la comunidad ha habido una gran aceptación en cuanto a las acciones que realizamos a diario en los barrios, la integración es total, si bien es cierto ha sido un trabajo de hormiguita por la constancia, el mensaje de sensibilización y prevención de enfermedades ha impactado en las familias, antes había renuencia en las casas para que fuesen fumigadas y abatizadas, sin embargo hoy la misma familias espera a nuestros brigadistas” concluyó.