La ley de la vida es que los hijos entierren a sus padres, pero la guerra  que es contra toda lógica, hace que los padres entierren  a sus hijos, de esa manera parte del corazón de mi madre se había ido con tres de sus hijos a quienes recordaba con mucho amor y orgullo.

Este viernes 24 de Agosto a las 3 de la tarde su cuerpo será sepultado en el cementerio Milagro de Dios ubicado en el Distrito 7 de Managua.

Doy Gracias a Dios por mi madre y por todas aquellas madres que dieron vida al proyecto  de una Nicaragua donde las nuevas generaciones vivan en paz y con dignidad.