Con una ofrenda floral ante el sarcófago donde reposan los restos del Libertador Simón Bolívar en el Panteón Nacional de Caracas, se conmemoró el centésimo aniversario del fallecimiento del príncipe de las letras Castellanas, Rubén Darío.

El viceministro para América Latina y el Caribe, Alexander Yánez, en compañía del embajador de Nicaragua acreditado en Venezuela, Ramón Enrique Leets Castillo; la cónsul general, Bettina Rodríguez y el coordinador de Centroamérica, Luis Eduardo Rondón, realizaron un merecido homenaje al gran poeta nicaragüense, considerado como el propulsor y máximo representante del modernismo hispanoamericano.

Embajadores y encargados de negocios de otras Misiones Diplomáticas acreditados en el país, también se hicieron presentes para rendirle tributo al príncipe de las letras castellanas, seudónimo que obtuvo gracias a su destacada y brillante escritura.