La aparente falla en el sistema eléctrico de la vivienda de Marina Méndez, ubicada en el barrio Bóer en el Distrito II de Managua, produjo un pequeño incendio que causó daños en una de las habitaciones del inmueble, destruyendo completamente una cama, cielo falso y pintura.

“Logramos controlar el inicio de un incendio, el cual se combustionó un área de cinco por cuatro metros cuadrados, donde aparentemente el sistema eléctrico provocó las llamas que afortunadamente fueron controladas. Únicamente la propietaria de la vivienda presentó crisis nerviosa pero fue controlada en el sitio” manifestó Teniente Jorge Berríos, Jefe de Operaciones del Benemérito Cuerpo de Bomberos.

Ante la situación, la institución de rescate, instó a la población a tener mayor cuidado con las instalaciones eléctricas de sus viviendas, sobre todo aquellas que cuentan con más de treinta años de utilidad.

“Hacemos el llamado a cuidar y evaluar el sistema eléctrico de sus viviendas, posiblemente el factor de los incendios domiciliares en Nicaragua son los corto circuitos, por ello se debe poner atención a estos sistemas y de esta manera garantizar la seguridad de los habitantes de las viviendas” concluyó.