Miles de amigos, compañeros de trabajo y familiares, despidieron los restos mortales del doctor José Leónidas Esquivel, conocido cariñosamente como "Chepito", en la ciudad de León.

Anterior a su sepelio, los familiares ofrecieron una eucaristía, presidida por Monseñor Bosco Vivas Robelo, Obispo de la Diócesis de León, desde la Catedral de la Bienaventurada Virgen Maria.

"Hay que pedirle a la Virgen tolerancia y resignación ante estos momentos de dolor que tenemos en la vida humana", dijo Monseñor en su homilía.

Añadió que en lo personal, el doctor significó una persona valiosa no sólo para la medicina, sino como un buen ser humano.

"Chepito" en el oficio de su profesión, también fue reconocido en el 2005 como el mejor ginecólogo de Latinoamérica.

Además le otorgaron varios premios nacionales e internacionales por su destacada labor.

Por su parte, el doctor Jorge Alemán, Decano de la Facultad de Medicina, recordó la habilidad de Leónidas Esquivel, en diagnosticar enfermedades desde hace 30 años.

"Me acuerdo que muchas veces y con sus enfermedades, ya bastante adulto quería seguir enseñando a las generaciones futuras de doctores y eso es de admirar", concluyó Alemán.