En declaraciones a los medios de comunicación, Centeno expresó que en el caso Fariñas, “se ha cumplido  con lo que deben de hacer los grandes gestores de la justicia en Nicaragua”, en el sentido que el Ministerio Público está ejerciendo su labor acusatoria  y las policía aportando las pruebas.

Además reconoció  el aporte de los ministerios públicos y policías de Guatemala y Costa Rica que también han colaborado para aclarar el caso.

Centeno expresó que el trabajo conjunto de las instituciones centroamericanas demuestra la coordinación de los órganos policiales y la necesidad de cohesionar elementos de la justicia centroamericana y del Caribe, para darle una lucha frontal y positiva al crimen organizado.

El Fiscal precisó que en el juicio hay abundancia de pruebas de toda naturaleza y que es imposible encontrar alguna inconsistencia en la cual los defensores puedan fundamentarse para decir que no existe la imputabilidad de todos los que están frente al banquillo de los acusados.

Ante la posibilidad de que la justicia nicaragüense requiera la extradición del costarricense Alejandro Jímenes, alias el Palidejo, Centeno explicó que eso es un tema complejo que habría que estudiar, puesto que el Palidejo también está siendo requerido por la justicia costarricense.

“Es un tema bastante complejo, seria asunto de estudiarlo, de estudiar los órganos competentes que van a decidir sobre la temática para ver a quien le  corresponde primeramente el enjuiciamiento de semejante personaje”, comentó.

El fiscal también indicó que el trabajo realizado por el Ministerio Público se ha hecho con gran efectividad de parte de la unidad de combate contra el crimen  organizado que preside el Fiscal Morazán.