A don José Miguel Flores, lo llamaban de cariño ‘Mascarita’. Era originario de Masatepe, pero con el gran fervor que le tenía a San Sebastián, se trasladó a la ciudad de Diriamba, donde por más de 50 años, encabezó el tradicional baile del Toro Huaco.

Este martes lo velaron sus familiares y amigos en Diriamba, donde falleció la madrugada de este miércoles, a sus 98 años. Pero más allá de darle un último adiós, lo revivieron en la memoria, como el Mayordomo y parte de la tercera generación de los músicos tradicionales del Toro Huaco.

Su nieta, Yessica Flores, asegura que Flores Romero se caracterizó siempre por ser un tradicionalista. Con su pito de carrizo y su tambor, siempre fue un fiel partícipe de las festividades en honor a ‘Guachán’.

De pequeña, su abuelo le contó que fue su papá Macario Romero, quien le heredó esta hermosa tradición.

“Él quiso y siempre dijo que lo enterraran con el baile, que le hicieran una fiesta; además que cuidáramos a mi abuelita. Tenía como tres años que no tocaba, por su vejez”, explica Yessica.

Pero quien heredó la tradición de Mascarita, fue su otro nieto, Marlon José Vegas, quien a sus 32 años ha asumido con mucho amor y fervor el toque del pito y el tambor en el baile durante los últimos cinco años.

Marlon cuenta que en vida, su abuelo José Miguel Flores, le inculcó el aprendizaje de los sones tradicionales del Toro Huaco.

“Estaba preocupado para que esta danza no se perdiera. Me siento muy orgulloso con mi abuelo, por haberme dejado este legado”, sostuvo.

Explicó que, efectivamente Mascarita, fue parte de la tercera generación de los músicos tradicionales del Baile del Toro Huaco, y solo le antecedieron en el rescate de este baile don Pío Aguirre y don Saturnino Aguirre.

“El Toro Huaco es un baile representativo, un baile tradicional. Y simboliza el inicio de las festividades en honor de nuestro patrono San Sebastián que se celebran del 17 al 27 de enero”, indicó.

Don José Flores, quien deja viuda a doña Petrona Álvarez (87 años) dedicó 79 años de su vida a la música del Toro Huaco; al mismo tiempo es pionero en la elaboración de las máscaras tradicionales del Toro Huaco, El Viejo y La Vieja, El Güegüense y El Gigante.

“Nos sentimos muy agradecidos por parte de la Alcaldía Sandinista, a la cabeza del Ingeniero Fernando Baltodano, el Instituto Nicaragüense de Cultura, que nos han acogido en estas circunstancias que estamos atravesando”, manifestó.

La Alcaldía de Diriamba y el Gobierno Sandinista, dedicará este jueves un homenaje póstumo a Don José Flores. De acuerdo a sus familiares, le darán el último adiós recreando los sones y bailes del Toro Huaco, cumpliendo con su última voluntad.