La señora Reina Torres, se presentó a la Unidad Móvil Policial ubicada en el barrio 19 de Julio, a buscar a su hijo Mario Bonilla Torres, que en estado de ebriedad fue detenido por alteración al orden público. El muchacho pasará algunas horas detenidos por esta falta que no conlleva ningún proceso judicial, pero sí la atención de las autoridades, pues corría el riesgo de cometer un acto reñido con la ley y por tanto era mejor prevenir.

En efecto, doña Reina agradeció a los efectivos policiales de esta unidad móvil, por la detención momentánea de su muchacho, pues la alteración que cometía junto a otros jóvenes, podría haber dejado alguna situación lamentable y eso sí traería consecuencias nefastas para el futuro de Mario.

La Policía Nacional dentro de sus diversos planes de seguridad ciudadana, desde hace un par de años, viene ejecutando la estrategia de las unidades móviles, como un mecanismo inherente a su modelo proactivo y comunitario, algo que ha ayudado a la reducción de los delitos en los barrios, como el 19 de Julio, entre muchos otros.

“La policía se porta muy bien gracias a Dios con nosotros la población, Vladimir (efectivo policial y jefe de sector) siempre llega al barrio, ya lo conocemos y puedo hablar bien de él porque siempre se preocupa por los problemas de la comunidad, siempre llega a investigar los casos y como pobladora estoy muy agradecida”, cuenta esta señora al describir ese contacto directo que tiene con la institución policial, a través del oficial Vladimir.

Ese trabajo permanente ligado a las familias, ha permitido que en el 19 de Julio, la ocurrencia de los robos con fuerza o con intimidación se haya disminuido y eso es algo que percibe esta pobladora al comentar que su comunidad “ha tenido mucha calma”.

“La policía hace su trabajo y estoy muy agradecida, Vladimir incluso aconseja a mi hijo no como un policía, sino como un amigo, pero lamentablemente mi hijo no quiere atender. Ahora hay menos delitos y gracias a Dios no ha habido muertos, se ha reducido la droga”, comentó doña Reina, después de recibir la noticia que su chavalo iba a ser liberado después que se le pasara los efectos de las bebidas alcohólicas.

La percepción de seguridad que siente Reina, también la vive el señor Francisco Padilla, que trabaja en un taller de mecánica automotriz cercano al colegio Bautista, al asegurar que la zona era muy conflictiva y peligrosa, pero la peligrosidad se ha reducido a partir de la presencia policial permanente.

“En este sector antes era bastante conflictivo, pero con la presencia policial la delincuencia ha disminuido bastante y creo que es bueno que estén, se mantengan en los lugares estratégicos, que tengan presencia”, aseguró Padilla.

En esta estrategia de las unidades móviles, juega un rol importante, el jefe de sector que con libreta y lapicero en mano, va de calle en calle, de casa en casa, conversando con las familias y conociendo sus inquietudes, sugerencias y también las quejas.

El subcomisionado Pedro Díaz, Segundo Jefe de la Unidad Preventiva “Zinica”, patentizó que la finalidad de las unidades móviles, es acercar los servicios a la población, para que el [email protected] sepa que la Policía es parte de su familia, de la comunidad.

“Sintetizamos la distancia al [email protected], vienen acá a solicitar el servicio y el objetivo es darle respuesta a la gente. Las unidades preventivas están integradas al servicio diario”, subrayó Díaz.

Como parte de ese trabajo, se encuentran la permanencia rotativa en los barrios 19 de Julio, Santo Domingo, Carlos Reina y Rubén Darío, que son visitados por efectivos en motocicletas, a pie y en patrulla.