No es novedad que existan autos con nombres que, en ciertas culturas, puedan parecer extraños e incluso soeces. Este problema se ha repetido a lo largo de los años y en 2016 hemos visto su último ejemplo. Con el mismo destino del Mitsubishi Pajero, el Mazda Laputa, el Nissan Moco, entre otros, les presentamos el Zica de la compañía Tata, originaria de India.

En la India, el automóvil recibió el nombre de Zica por tratarse de un vehículo “energético”, pero resulta que dicho nombre es fonéticamente igual al peligroso virus zika que ha sido vinculado, aún sin pruebas suficientes, a un aumento en los nacimientos con microcefalia: cráneos demasiado pequeños que desencadenan problemas irreversibles.

“La decisión de llamar (Zica) a nuestro auto se dio muchos meses antes de que pudiéramos prever cualquiera de los eventos recientes. En vista de los recientes desarrollos (de la noticia), estamos evaluando la situación”, indicó en un inicio la compañía en un comunicado oficial.

Pero este martes la decisión ya fue tomada: Zica dejará ese nombre y pasará a tener otro en un par de semanas. "Empatizando con las dificultades causadas por el reciente brote del virus zika en un gran número de países, Tata Motors, como compañía socialmente responsable, ha decidido renombrar el coche", dijo la empresa.

Tata Motors, perteneciente al grupo Tata, generó ingresos de más de 42 000 millones de dólares en el año fiscal 2014-15 y tiene unos ocho millones de automóviles en circulación solo en las carreteras de la India, según datos de la compañía.