La lucha anteepidémica no se detiene, y en el barrio Hugo Chávez, Distrito VI de Managua, hay toda una población comprometida con poner todo de su parte para evitar que sus familias se conviertan en fácil presa del mosquito transmisor del zika, el dengue y el chikungunya.

De acuerdo a la señora Juana Laguna, en el andén en que ella vive todos los vecinos están conscientes del peligro de estas enfermedades y por tanto se han puesto las pilas en deshacerse de cualquier objeto que potencialmente se convierta en criadero de zancudos.

“Aquí no tiramos basura. Mire que aquí no hay charcos ni nada, es un andén bien limpio”, manifestó Laguna, quien tiene 15 años de vivir en el barrio.

Esta pobladora señaló que la tarea no ha sido nada fácil, pues si bien ellos tratan mantener limpias sus casas, los zancudos no dejen de proliferar sobre todo por las noches.

Por esta razón es que agradeció el trabajo de los brigadistas del Ministerio de Salud (Minsa), quienes este martes se movilizaron fumigando cada una de las viviendas del sector.

Durante esta jornada el Minsa sencibilizó a la población acerca de la necesidad de estar unidos frente al vector, y así garantizar la vida de niños, adultos y ancianos.

El doctor Benito Flores, epidemiólogo del Centro de Salud "Silvia Ferrufino", expresó que el peso de la labor contra el mosquito recae en lo que puedan hacer las familias dentro de sus hogares.

“Lo más importante es que la población tome conciencia y nos ayude a mantener los patios limpios”, señaló.

Uno de los llamados que hace el Minsa a la comunidad es a que abra las puertas a los brigadistas, debido a que una casa no intervenida es un potencial criadero.

La importancia de este tipo de trabajo institucional y la colaboración de la población se basa sobre todo en la peligrosidad de enfermedades como el zika, la cual ha puesto en alerta a los organismos internacionales dada su rápida propagación y sus implicaciones en la salud de las mujeres embarazadas.