Con una excelente actuación del lanzador Paul Estrada y una gran defensiva, el conjunto de los Gigantes de Rivas se coronaron campeones de la Serie Latinoamericana de Béisbol al derrotar con marcador de 12-3 a los Caimanes de Barranquilla, Colombia en un encuentro llevado a cabo en el Estadio Nacional Dennis Martínez la tarde-noche de este domingo.

Aunque los colombianos tomaron la delantera en el primer episodio al poner el marcador 2-0 a su favor, el trabajo monticular del venezolano Paul Estrada le dio fortaleza al conjunto rivense que logró responder en el cierre del segundo episodio con imparable de Ramón Flores, que empujó dos carreras y de esa manera igualó el marcador.

En ese mismo episodio con bases llenas por boleto otorgado por el lanzador Gonsalvez, los rivenses doblaron el marcador 5-3 sobre los Caimanes tras carrera de caballito e imparable de Wuilliam Vasquez.

En el cierre del tercer episodio el receptor rivense Luis Allen reafirmó la ventaja para su equipo al anotar la sexta carrera.

En la parte alta del cuarto inning los Caimanes amenazaron el encuentro buscando el empate y logrando anotar su tercera carrera para poner el marcador 6-3.

En el quinto episodio lo colombianos nuevamente amenazaron al llenar las bases, sin embargo Dwight Britton logró salvar la difícil situación por la que estaba pasando el lanzador Estrada.

En la parte baja de la quinta entrada Luis Allen anotó la séptima de los Gigantes.

En el cierre del octavo episodio Yurendell de Castel conectó imparable para impulsar la carrera 8 del conjunto nicaragüense, la que es anotada por Ofilio Castro.

Tras imparable de Britton con bases llenas los Gigantes tomaron más ventaja ante el equipo colombiano al poner el marcador 9-3, pero la acción de los pinoleros no se vio limitada y con imparable de Ramón Flores llegaron otras dos carreras, cerrando el episodio con la 12 impulsada por Renato Morales.

El juego lo gana Paul Estrada, con gran relevo de José Escalona, Gustavo Martínez y Berman Espinoza. Por el conjunto colombiano perdió el estadounidense Erick Gonsalvez.

De esta manera los Gigantes de Rivas conquistaron la primera corona de Nicaragua en este torneo latinoamericano tras cuatro años de participación, superando a los Tigres de Chinandega que en 2014 llegó a la final quedando subcampeones y a los Indios del Bóer que fueron derrotados por Colombia en la fase semifinal del campeonato en 2015.

Durante la coronación del conjunto rivense se reconoció la excelente actuación del receptor Luis Allen, a quien se le entregó la medalla de jugador más valioso de la Serie Latinoamericana de Béisbol.

Tras la victoria, el pelotero del equipo de Rivas, Luis Allen, dijo que fue un orgullo haber participado este año con Nicaragua.

"Este es un triunfo que se merece toda la fanaticada del béisbol en Nicaragua. Se lo dedicamos a todos ellos. Gracias a Dios se dieron las cosas y pudimos traer el trofeo y conseguir la meta de darle el primer campeonato a la liga", expresó en medio de la celebración.

Allen agradeció a toda la fanaticada que se convocó en el Estadio Nacional de Béisbol para apoyar al equipo nicaragüense.

"De verdad muchísimas gracias a toda la fanaticada, gracias por el apoyo en toda la temporada, gracias por el apoyo en esta serie latinoamericana, muchísimas gracias y este triunfo como les dije se lo dedicamos a ellos", dijo emocionado el jugador.

En el Estadio Nacional la fanaticada no paraba de celebrar la victoria de Nicaragua ante Colombia. Se estima que unas 15 mil personas presenciaron la final de este campeonato en el Estadio Nacional de Baseball Denis Martínez.