Con una procesión por las principales calles de Masaya, la Comunidad Salesiana recordó el 128 aniversario del fallecimiento de San Juan Bosco, reiterando y comprometiéndose a continuar con su legado de amor y de enseñanza a la juventud y familia nicaragüense.

Conocido como el "Padre de la Juventud", San Juan Bosco, es un santo de la Iglesia Católica conocido por su amor y compromiso con la educación de los jóvenes.

En su recorrido por los barrios de Masaya, la imagen de Don Bosco fue acompañada por estudiantes, maestros, decenas de niñ@s, los padres de familia, sacerdotes y miles de fieles que ven en este santo un ejemplo para la juventud.

“Para nosotros es un ejemplo, porque en estos tiempos muchos jóvenes no conocen a Dios y el legado que nos deja Don Bosco es muy diferente, propone la felicidad de los jóvenes en estar haciendo lo ordinario en algo extraordinario, en evangelizar de diferentes maneras; por ejemplo: desde las artes, la danza, el canto”, manifestó el joven Reynaldo Selva, quien participó en la procesión.

“Don Bosco fue un gran humanista, un gran sacerdote religioso, un hombre que se consagró 100 % a la educación de los niñ@s, de los jóvenes, y a través de los Salesianos en el mundo entero estamos siguiendo las mismas huellas y el mensaje para los jóvenes es que deben aprovechar el tiempo, porque la juventud es una cosa pasajera y deberían aprovechar para ser buenos cristianos, buenos [email protected]”, señaló el sacerdote Mario Madriz.

Entre la multitud que participó de esta procesión, se encontraban jóvenes que “vestidos” de Don Bosco, reflejaban diversos momentos de la vida de este hombre de Dios.

San Juan Bosco nació un 16 de agosto de 1815 en I Becchi, Italia y falleció un 31 de enero de 1888 a los 72 años en Turín. Su beatificación se realizó el 2 de junio de 1929 y la canonización el 1 de abril de 1934.