El brote que actualmente sufre Latinoamérica del virus Zika está encendiendo todas las alarmas. Este domingo, varios expertos han asegurado que el brote puede llegar a ser una de las mayores amenazas para la salud global.

La Organización Mundial de la Salud( OMS) celebrará este lunes una reunión donde se decidirá si el Zika debe ser calificado como una crisis sanitaria global.

Actualmente, el virus se encuentra presente en 24 países de la región latinoamericana, donde, por ejemplo, Colombia ya ha alertado de más de 20.000 casos, Guatemala 105 casos, Paraguay entre 1.000 y 2.000, y en Brasil, el país más afectado por el virus, la OMS alertó de que podrían producirse cerca de 1,5 millones de casos.

El mosquito 'Aedes aegypti' es el insecto responsable de esta alerta mundial. El insecto es un minúsculo invertebrado de apenas siete milímetros cuyo origen se encuentra en África. Además de transmitir el Zika, este mosquito es transmisor de el dengue y el chikungunya, las cuales crearon una alerta social por su gran número de casos en los últimos años.

A pesar de conocer el factor clave de estas tres enfermedades en cuestión como es el mosquito transmisor en común, ¿cuales son las diferencias entre dengue, chikungunya y Zika?

DENGUE

El dengue se transmite a través de la picadura de mosquitos del género Aedes Aegypti y Aedes albopictus. No se transmite de persona a persona. A pesar de que es una enfermedad curable, la prevención es una de las claves para combatir la enfermedad, pues no existe una vacuna o tratamiento específico para combatirlo.

Algunos de los síntomas de esta enfermedad son fiebre alta, fuertes dolores de cabeza, dolor de ojos, dolores musculares y de articulaciones, agrandamientos de ganglios linfáticos y salpullidos, náuseas, vómitos, y las personas más vulnerables ante el dengue son personas con diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares o con asma.

CHINKUNGUNYA

El virus del chikungunya se caracteriza por la súbita aparición de fiebre, generalmente acompañada de dolores articulares. También suelen presentarse dolores musculares, dolores de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas. La mayoría de pacientes se recupera completamente, pero algunos dolores articulares pueden durar meses o incluso años.

Tanto el chikungunya como el dengue se transmiten de la misma forma, por mosquitos, y los síntomas son muy parecidos. Sin embargo, el dolor en las articulaciones que provoca el chikungunya obliga a las personas a enconvarse.

ZIKA

El Zika se transmite a través de la picadura del mosquito Aedes Aegypti. Su transmisión es muy similar al dengue, por lo que es importante eliminar todos los criaderos de mosquitos dentro de la casa como macetas, floreros y similares. Asimismo, es recomendable retirar los objetos que puedan almacenar agua.

Los afectados por Zika tienen fiebre, aunque menos que con el chikungunya; conjuntivitis; dolor en las articulaciones; y erupciones en la piel, que pueden durar de cuatro a siete días. Los síntomas aparecen entre 2 y 7 días después del contagio.

En las investigaciones de los brotes de Zika se están encontrando pruebas de una relación entre el virus y la microcefalia en los fetos de las embarazadas. Sin embargo, son necesarios más estudios.

Además, se ha encontrado una posible relación entre el síndrome de Guillain-Barré --una enfermedad que ataca al sistema nervioso-- con el virus Zika.

Guillain-Barré es un trastorno autoinmune que afecta al sistema nervioso y desemboca en la parálisis progresiva de los músculos del cuerpo, lo que se conoce hasta ahora es que, el sistema inmunitario ataca a una parte del sistema nervioso periférico, concretamente a la capa que cubre los nervios.

NO HAY VACUNA

Una de las cosas en común entre los tres virus es la ausencia de una vacuna para combatirlas. Científicos han indicado que tener una vacuna para combatir la enfermedad tardarían al menos diez años. No obstante, el científico canadiense Gary Kobinger --que trabaja en una vacuna para el Zika-- señaló que las pruebas en humanos podrían comenzar en el mes de agosto.

Si finalmente las pruebas resultaran positivas, la vacuna se podría utilizar en los meses de octubre o noviembre del próximo año.