El progreso no sólo llega cuando se levantan grandes obras, también el progreso significa calles en buen estado, instalación de aguas negras y potable.

Para quien no lo vea así, puede preguntarle a la señora Matilde Sánchez, habitante del barrio Nicarao, en el municipio de San Rafael del Sur.

Matilde, junto a 354 familias, tienen varios motivos para sentirse bendecidas: en sus barrios, el Gobierno Sandinista inauguró una serie de obras que evidencian en los ojos de esta humilde señora, cómo sigue cambiando Nicaragua.

Durante meses se trabajó en la instalación de la red de alcantarillado sanitario, revestimiento de calles, bordillos y andenes, 20 cuadras de concreto hidráulico, 20 cuadras de unicapa y red eléctrica.

“¿Quién diría que mis ojos verían esto?”. Así nos dijo doña Matilde, quien nos contó desde el porche de su casa pintada en rosado, casi cubierta por una hermosa sombra que le regala un árbol de mango, que ha pasado momentos difíciles levantándose en la madrugada para poder agarrar agua o sacar del pozo.

Hoy las cosas son diferentes, el Instituto de la Vivienda Urbana y Rural (INVUR) en alianza con la alcaldía de San Rafael del Sur, invirtieron 24 millones de córdobas para mejorar la vida de Matilde, madre soltera con dos hijos.

Hoy puede beber agua potable, caminar en calles revestidas, tener alcantarillado sanitario, bordillos y andenes tanto en su barrio como en el barrio El Pinol y Perfecto Gutiérrez 1 y 2.

“Antes el agua poco venía, la luz se iba mucho y pasábamos noches sin ella, y las calles estaban tan deterioradas que los taxis ni entraban, a uno lo dejaban en la entrada, pero ahora tenemos todas esas cosas por las que carecimos antes”, externó Sánchez.

“Con la falta de agua había mucho polvo, recuerdo que las plantas se secaban, ahora sí podemos mantener mojadito el patio”.

Recalcó que “ya no va haber ese gran montón de polvo, amanecía uno con tierra en la cara, la basura adentro y ahora ha disminuido el polvo con las calles que han hecho”.

“Estamos bien agradecidos porque ya todo está bonito, hay bastantes mejoras, es un sueño y están tan bonitos todos los proyectos, tengo ocho años de vivir aquí, no habían muchas casas y ahora somos bastantes y estamos bien alegres”, finalizó.