La presencia del virus del Zika en Latinoamérica y recientemente en nuestro país ha generado mayor interés en el Gobierno Sandinista a través del Ministerio de Salud (MINSA) por extremar las medidas de prevención de la enfermedad y el abordaje de la misma, para ello se cuenta con un plan de acciones concretas en las que resulta esencial la participación de las familias nicaragüenses.

Desde el Minsa se trabaja en la realización de pruebas de laboratorios a pacientes que presentan sintomatología asociada al virus, así mismo, se trabaja en la identificación de los sectores más vulnerables a la enfermedad.

“Lo ideal es tomar la muestra en los primeros tres días de adquirido el virus. La técnica a desarrollar es el diagnóstico confirmatorio del Zika conocido como PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) en tiempo real. Las plataformas de vigilancia de laboratorio del Dengue ya establecidas, son útiles para la detección y vigilancia del Zika, una vez detectado y confirmado el virus los protocolos de vigilancia deben ajustarse para evitar la sobrecarga del laboratorio” refirió el doctor ángel Balmaceda, Centro de Diagnóstico y Referencia del Minsa.

Así mismo, el doctor Alcides González, hizo alusión a la sintomatología y trastornos que causa el Zika en los pacientes afectados, mismos que según algunos estudios reflejan afectaciones en el bebé en caso de que la mujer esté embarazada y en el caso de los adultos podría causar el síndrome de Guillain-Barré.

“Aunque no está demostrada la causalidad, sí está la asociación de las afectaciones neurológicas con el virus del Zika, lo que se convierte en un factor de riesgo. Por ello debemos de estar claros de los mecanismos de combate del mosquito, para que cada uno de nosotros estemos consientes de la importancia en erradicar el Aedes Aegypti”, refirió.

En cuanto a las recomendaciones médicas, el doctor Carlos Cruz, señaló que es de vital importancia la limpieza en los hogares, la constante supervisión de los recipientes que contienen agua y la protección personal ante las picaduras de mosquitos.

“Se ha reforzado la vigilancia sanitaria en las fronteras, así mismo se trabaja en la notificación de los casos sospechosos de Zika de manera que ellos reciban atención inmediata. Desde el 2015 trabajamos en función de combatir la enfermedad, acción que estamos continuando con el plan de exterminio de criaderos, la limpieza de las casas y la fumigación y abatización, acciones en las que hemos contado con la colaboración de las familias, siendo un aporte fundamental” concluyó.