Los productores ganaderos y la industria cárnica de Nicaragua han iniciado un histórico diálogo para tratar de resolver los problemas que afectan al sector.

Las pláticas iniciaron este miércoles evaluando las condiciones de los mercados internacionales y por tanto el bajón del precio de las reses.

Según el Presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Michael Healy, en este primer diálogo se acordó crear una comisión para buscar mecanismos de estabilidad en los precios internos, la apertura de nuevos mercados y la reconversión de la ganadería nacional, lo que permitiría al sector incrementar el hato, mejorar los precios y facilitar que la industria incremente su capacidad en los próximos años.

Healey hizo énfasis en que la reconversión es lo que permitirá que los mataderos no estén trabajando a un 40 o 50 por ciento de capacidad.

“Esto lo que va a venir a hacer es a transformar la ganadería de Nicaragua”, manifestó, explicando que la idea es pasar en un período de 8 o 10 años de los actuales 5.2 millones de cabezas de ganado a los 10 millones u 11 millones de cabezas.

“Esto vendría a estabilizar la parte laboral, la parte de producción de los mataderos, lo cual se va a transmitir también en mejores precios para los productores”, explicó.

Álvaro Vargas, Vice Presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic), expresó que ellos mantienen su disposición de no vender más reses mientras no se les mejore el precio por cada animal que vaya al matadero. Sin embargo, enfatiza que cada ganadero deberá evaluar sus propias condiciones para poder continuar con la paralización de las entregas.

Aún y estas diferencias, Michael Haley, subrayó que lo más importante de todo es que finalmente se ha instalado una mesa de diálogo, algo que no ocurría desde el 2012.

“Nosotros creemos que el diálogo es fundamental. Ustedes han visto cómo todos los otros sectores cuando han tenido problemas se han estabilizado. Hoy por hoy todas las cadenas a nivel nacional están trabajando”, expresó, a la vez que subrayó que una de las que quedaba pendiente era precisamente la ganadera.

“Esto es positivo, o sea, hay que mandar un mensaje positivo hacia afuera, pidiéndole a la gente que comprenda que vamos a trabajar y que vamos a buscar una solución”, expresó el Presidente de Upanic.

Para dar un panorama de lo que está en juego, hay que decir que las exportaciones de leche y carne suman unos 800 millones de dólares, es decir, un 25% del valor total de las exportaciones del país.