Al menos tres personas murieron y 19 ha resultado heridas en un doble atentado suicida perpetrado por presuntos miembros de Boko Haram en la localidad de Kerawa, en la región Extremo Norte de Camerún, informaron hoy medios locales.

Las explosiones se produjeron a primera hora de la mañana en una escuela de la ciudad que era utilizada para dar cobijo a los refugiados nigerianos que habían huido del noreste del país por temor a los ataques del grupo terrorista.

Las autoridades camerunesas lanzaron una operación de busca y captura contra uno de las terroristas, que al parecer no se habría inmolado y habría huido de la escena aprovechando el caos creado con las explosiones.

Este nuevo atentado se produce sólo unas horas después de que milicianos de Boko Haram incendiaran decenas de casas en Bodo, donde el pasado martes ya hubo un triple atentado suicida en el que murieron una treintena de personas.

El grupo terrorista nigeriano Boko Haram, tras el inicio de las operaciones de la fuerza multinacional, ha aumentado los ataques suicidas en la región del lago Chad, una zona difícil de controlar por la porosidad de las fronteras entre Nigeria, Camerún, Chad y Níger.

Sin embargo, en el caso de los atentados perpetrados por menores, las fuerzas de seguridad camerunesas trabajan con la hipótesis de que Boko Haram utiliza a niños y adolescentes para que carguen con los explosivos con amenazas y engaños, y que es un miliciano del grupo el que detona la bomba a distancia.

Desde 2013 los ataques de Boko Haram en suelo camerunés han costado la vida a más de mil 100 civiles, 67 militares y tres policías, informó recientemente el ministro de la Comunicación y portavoz del Gobierno, Issa Tchiroma Bakary.