La Policía Nacional de Nicaragua, presentó una normativa para instalar dispositivos de posicionamiento global (GPS) en todas las unidades de transporte de pasajeros y transporte escolar con el objetivo de mejorar y garantizar la seguridad de las familias y las comunidades en el país.

El Comisionado General Francisco Díaz, Subdirector General de la Policía Nacional, dio lectura a la disposición 00-2016, por medio de la cual se aprueba y pone en vigencia la normativa, que se da en el marco de la implementación de acciones para proteger la vida, la integridad física y los bienes de las personas, las familias y las comunidades ante el incremento de los accidentes de tránsito que se dan con vehículos de transporte colectivo y escolar, ocasionados por el exceso de velocidad y pasajeros.

Según la normativa, todos los vehículos inscritos en el registro de la propiedad vehicular de la especialidad de Tránsito Nacional, tienen establecida en su licencia de circulación la capacidad máxima de pasajeros.

En ese sentido, la Policía Nacional establecerá puntos de control en las terminales de transporte colectivo y escolar para evitar que los transportistas circulen en las vías públicas del país con exceso de pasajeros.

En relación a la velocidad máxima permitida, la normativa establece que para la circulación de los vehículos de transporte colectivo y escolar por las vías públicas del país será de 60 kilómetros por hora, independientemente de la velocidad permitida según la señalización vial.

Para el control de velocidad máxima permitida la normativa establece que la Policía Nacional garantizará el cumplimiento de esa medida por parte de los conductores a través de acciones como la instalación obligatoria de un dispositivo de control del sistema de posicionamiento global (GPS) cuyo monitoreo le corresponderá a la Policía Nacional y estará programado para emitir señales de alerta a los conductores y a una central de monitoreo cuando el vehículo exceda la velocidad máxima permitida de 60 kilómetros por hora.

Además, los vehículos en cuestión, para poder circular en las vías públicas del país deberán tener regulados los motores de forma tal que no puedan exceder la velocidad máxima permitida.

Para hacer cumplir las medidas anteriores, la Policía Nacional trabajará en coordinación con el MTI, Irtramma e Inifom para realizar la verificaciones pertinentes para garantizar el cumplimiento de los requisitos establecidos.